Para solteros exigentes…

A medida que se acerca la hora, más convencida me hallo de que he hecho una estupidez. Jugueteo nerviosa  con la cucharilla del café, que hace mucho tiempo que me he acabado. ¿Me mira todo el mundo en la cafetería o solo son impresiones mías? Si es que soy una idiota. ¡Yo y mi puñetera manía de llegar con tiempo a los sitios!

¡Una cita a través de  Emeeting! Esto es ya lo último. El recurso de los perdedores. Utilizar Internet para ligar siempre me pareció de lo más deprimente.

La verdad es que tengo que reconocer que a mi edad ya no me apetece trasnochar de tugurio en tugurio mendigando un polvo. Quién sabe. A lo mejor hasta resulta… Además, todo  el mundo dice que es la agencia más seria del mercado.  Sí, le daremos una oportunidad.

Y en la foto el chico no estaba mal. ¡Nada mal! Mmm. Peligro. ¿Para qué necesita un chico tan guapo apuntarse a una agencia de encuentros? Algo está mal. Seguro.

Creo que me voy a marchar antes de que venga. No me fío. Sí. Me levanto y… ¡Oh no! ¡Creo que está entrando por la puerta! ¡Estoy jodida!

Pero…

¿Qué veo? ¡Si está como un quesito! Es guapo el jodío, y ¡Qué alto y fuerte! ¡Cómo camina! Esos ojos… Date la vuelta, date la vuelta que quiero verte por detrás ¡Sí! ¡Vaya culo! Está bueno… pero que muy… bueno.

¡Me ha visto! ¡Me ha visto! Y viene hacia aquí. ¡Madre mía! ¡Cómo me tiemblan las piernas! Menos mal que estoy sentada que si no…

     –Hola, soy Sara. ¿Y tú? ¿Eres Fernado? ¿El de Emeeting?

Sí, me contesta con una voz profunda y tan sensual que me desarma. Puedo imaginármelo susurrándome palabras obscenas al oído mientras me acaricia el cuerpo desnudo con esas manos tan grandes y suaves…to-da-la-no-che…

¡Uf! ¡Cómo le huele la boca! ¿O me lo ha parecido a mí? Sí, me lo habrá parecido. No puede ser Fernando. No le pega.

     –Siéntate, Fernando. Dime ¿Qué te apetece tomar?

¡Qué cerquita le tengo, madre! Seguro que empiezo a decir tonterías con los nervios.

¡Uy! Me ha dado un olorcillo a alerón rancio de tres días que tira para atrás. Ya. Va a ser la guarra esta que tengo sentada en la mesa de al lado. A ver si se va a pensar Fernando que soy yo la que desprende este tufo…

¿Seguro que es la guarra de al lado?

Bueno, ni caso. ¿Qué hago? ¿Le doy la mano? ¿Un par de besos?

Sí. Un par de besos. Para romper el hielo. Presiento que nos vamos a hartar de besarnos esta noche ¡Ay madre, qué cachonda me estoy poniendo!

Pero ¿Qué es eso negro que le sale de las orejas? ¿Y de las narices? ¿Son pelos?

Claro que no. Es que con esta luz de la cafetería no hay quien distinga los detalles.

¡Joder! Qué olor a pies. Debe ser el novio de la guarra, que se ha debido descalzar. ¡Macho! Cálzate que Fernando se va a pensar que soy yo la que huele así…

Bueno, Fernando se acaba de descalzar. Pero tiene que ser una coincidencia.

¡Ay! Qué cerquita le tengo. Me encanta su mirada, y… ¿Qué es eso blanco que tiene pegado a los ojos? Si parecen legañas. Venga ya, no seas tonta, ¿Cómo va a tener legañas semejante Apolo?  Se habrá manchado por la calle y no se ha dado ni cuenta ¡Pobre!

¿Por qué se rasca tanto la cabeza? Y… ¿qué es eso blanco que le está cayendo sobre los hombros?

Ay, ay, aaaaayyyyyy…

     –¿Me disculpas un minuto, Fernando? Tengo que ir al coche que me he dejado el móvil a la vista y una no se puede fiar. Sí, tengo un móvil aquí y otro en el coche ¿Pasa algo? Venga que lo tengo aparcado aquí mismo. Ahora vengo ¿Vale? No, no hace falta que me des un beso. ¡Ni que me acompañes! ¡Me cago en tus muelas! ¿No te digo que vengo en 5 minutos? No ¡Por Dios! No hace falta que me ayudes a ponerme la chaqueta. Que sueltes mi chaqueta ¡Coño! Baja esos brazos, por tu padre. Y Cálzate, por favor te lo pido, Fernando. Cálzate que nos van a echar de la cafetería.

Le miro por última vez al salir por la puerta mientras se rasca el culo desaforadamente.

¡Aaaanda y vete con tu madre, majo!

¡Otra vez no me pilláis Emeeting!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeños relatos. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Para solteros exigentes…

  1. Oscar dijo:

    Y así es cómo un príncipe azul se transforma en rana, en unos 10 metros. 🙂

  2. Jajajaja, vaya con el Fernando, con lo que prometía, ya es mala suerte.

  3. icástico dijo:

    Joer, lo que hace el hambre…

  4. Mira que las hay escogidas!!!! Jajajajaja. El resto de las señoras me miran raro de lo que me río.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s