Archivo de la categoría: Pequeños relatos

LA VIDA ES UNA MIERDA. Marzo 1912

Relato de REFLEXIONES DESDE EL RETRETE Mi vida siempre fue una mierda. La mala suerte me ha perseguido con saña y, lo que es peor, muchas veces me ha encontrado, la cabrona de ella. Mi madre nos dejó siendo yo un … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | Deja un comentario

EL ÚLTIMO RAMO

Sabes bien que adoro las flores y te aprovechas de ello. Por eso siempre me las has regalado al día siguiente, cuando has vuelto arrepentido y llorando,  jurándome que nunca más volverías a hacerlo. Y yo siempre las he aceptado. Y … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | Deja un comentario

CAPERUCITA RELOADED

Os voy a contar la historia apócrifa de Caperucita roja. Muchas veces la historia no oficial es la verdadera. Érase una vez una tierna niña… (En realidad había transcurrido algún tiempo desde lo del cuento y, bien mirado, la niña … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | 3 comentarios

Estrenando sensaciones

El mundo es ahora de color de rosa. -Piensa ella totalmente satisfecha dejando escapar una lágrima de felicidad- ¡Aaaaaay! Ahora sí estoy completa verdaderamente. Tanto que si muriera en este mismo momento no echaría en falta al mundo, porque ahora … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | Deja un comentario

LA HUIDA

En el desconchado espejo del baño común del albergue para fracasados y despojos humanos veo fugazmente mi rostro. No soporto la visión de mi imagen ajada, mi espíritu extenuado, el peso de la desolación sobre mi cabeza, y el desconsuelo. … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | Deja un comentario

YO LEO… TÚ ARIES

Después de aquellas intensas horas, por fin estaba leyendo las últimas líneas de aquel libro cuando… unos fuertes golpes, que me sobresaltaron interrumpiendo bruscamente aquel íntimo momento de relax, hicieron temblar la puerta del baño. –         … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | 2 comentarios

e-churring: la agencia de contactos (Y 3 de 3)

ELLA Una malla, estirada hasta lo inverosímil, cubría su tren inferior, que por el tamaño y consistencia resultaba ser más estación de trenes completa que tren a secas, hundiéndose, succionadas sin consideración, en los dos agujeros negros que todo lo … Seguir leyendo

Publicado en Pequeños relatos | Deja un comentario