ADIVINA QUÉ TENGO ENTRE MIS MANOS…

Reconoce que el título de esta entrada te ha provocado un insano aunque morboso sentimiento de curiosidad. A ver qué ha agarrado este tío…, cómo será de grande lo que tiene entre las manos…, cómo será de gordo…, Uy qué nervios con lo que me voy a encontrar…, no miro, no miro… pero sí miro…

PUES NADA DE ESO

Si por tu mente no ha pasado nada bueno te diré que la idea preconcebida que tienes sobre mí estaba equivocada.

Siento decepcionarte.

Lo que me traigo entre manos, lo que tengo entre mis manos (lo puedes ver en la foto) no es ni más ni menos que el primer ejemplar en papel de

LUNA NEGRA

Y no es porque sea mío, pero ha quedado bastante cuco.

¡Y a solo 6,67 euros!

Así se las ponían a Felipe II (Felipe palote, palote)

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

FIRMA DE EJEMPLARES DE MIS LIBROS EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2017

Como es conocido (A ver quién es el guapo que dice que no y queda como el culo), el 26  de Mayo comienza la feria del libro de Madrid en su edición 2017, que se extenderá hasta el 11 de Junio. Ya, ya sé que solo faltan unos días pero queda tiempo de sobra para organizaros. Que luego nadie diga que no estaba avisado.

A lo que voy: Todavía están por determinar las casetas (Hay 367 y es difícil elegir), pero es casi seguro que alguno de los fines de semana que dura la feria me podréis encontrar firmando mis libros por la zona.

Me explico: Yo me iré bien de mañana, con la fresca, con una saca llena de libros, míos por supuesto, con mi mesa de camping, mi tumbona del Carreful y una sombrillita para que no me caguen los pájaros del retiro, chanclas del mismo establecimiento, bermudas de flores, camiseta blanca de tirantes, sombrero de paja y una garrafita de cinco litros de calimocho o sangría para entonarme el día, que se hace durillo allí al pie del cañón  (este particular todavía no ha sido negociado con la editorial, así que no descarto que lo que me suministren sean varios cartones de Don Simon tinto y Schuss de Cola para que yo mismo proceda con la mezcla).  Para que podáis reconocerme los que no me conocéis en persona portaré un complemento que me otorgará finura y distinción entre tanto escritorzuelo como habrá firmando libros: Un palillo en la boca.

Además me pondré medio litro de colonia Eau de Mercadon, para que su fragancia delate mi presencia desde lejos y os sea fácil seguir el rastro. Aunque los días que ande por allí intentaré echarme desodorante, no descarto que al cabo de poco tiempo, con el calor reinante en la zona, este acabe abandonándome. Vosotros queredme igual, que uno es muy sensible y lleva muy mal el rechazo.

Tampoco puedo anunciar de momento en qué casetas estaré. Lo que sí aviso es que intentaré colocarme (emplazarme en el sitio y amodorrarme con el calimocho) al lado de una caseta donde esté firmando un escritor célebre (Belén Esteban o Jorge Javier Vázquez mismamente). Allí colocaré mi mesita y mi tumbona y, entre caseta y caseta, estaré firmando ejemplares de mi libro hasta que los libreros se den cuenta de mi intrusismo, avisen a la policía y esta me eche de la feria con algún cachiporrazo en el lomo.

Aconsejo a quien esté interesado en que le firme un ejemplar de mi libro que no lo deje para muy tarde. Primero porque es posible que la policía me eche pronto del sitio y segundo porque si llegáis cuando me haya pimplado los cinco litros de calimocho no sé qué coño os voy a firmar con el cuerpo que se me va a quedar.

En fin, que quien avisa no es traidor, aunque yo me considere “traidor” de buenas noticias.

Aquí pongo unos enlacitos de mis libros por si alguien quiere hacerse con ellos antes de llegar a la feria.

Para los que dispongáis de los libros en su versión digital sugiero traigáis el dispositivo ebook que no tendré inconveniente en firmaros la pantalla con un rotulador de tinta indeleble.

Nos vemos en la feria del libro

 

LA ASURDA E INQUEIBLE HISTORIA DE EDELMIRO PÁEZ

 

OLÉ MIS COJONES

 

EDELMIRO CONTRA EL JOPUX

 

REFLEXIONES DESDE EL RETRETE

 

LUNA NEGRA

 

Publicado en Uncategorized | 11 comentarios

LAS “TONTAS” DE LA TELE .-5 : El retolno New – New – New – New – New – New – New

Como ha quedado suficientemente demostrado en entregas anteriores, la tele es una fuente inagotable de “tontás”, de estupideces y de cosas absurdas. Y no es que ese aparato electrónico cada vez más sofisticado sea el culpable de generarlas, pobre. No es eso. La “tontá”, al igual que tantas otras características humanas, es quasi universal, es una cualidad inherente al ser humano. Pero hay que reconocer que verlas en la tele es una buena forma de inventariarlas y constatarlas. La publicidad, muchas veces, nos brinda la ocasión de comprobarlo.

Todo el mundo sabe que existe un jabón específico para lavar el DVD femenino (Aparato reproductor, también conocido como chichi).

Yo… en lo más íntimo… quiero Chilly…

Hay que reconocer que los anuncios del Chilly siempre dieron mucho juego. Pero es que los últimos anuncios del jaboncito de marras tienen su aquel, su sustrato de gilipollez… ¡Jooooder!  con la chica que sale anunciándolo, que bien podría llamarse María del Pijerío Melindrosa Pastelez… Es para mear y no echar gota. Lelismo a tope. Tontá pura y dura ¿Pero por qué habrá que ponerse tan ñoña para anunciar un jabón íntimo, o sea?  Esta va a hacer bueno aquel dicho gañán de antaño en que de una mujer muy pija y delicada, de pitiminí, se solía decir que en lugar de higo… tenía Kiwi.

Antes las mujeres estaban hechas de otra pasta, los hombres también. Todos éramos más recios, no como en la actualidad ¡Coño! si nos limpiábamos el culo con el papel El Elefante, que valía para lijar la madera… Antaño, para la higiene íntima se usaba una pastilla de Flota, y no se decían tantas gilipolleces. Claro que entonces… éramos menos quejicas. (¡Ojo! Siempre en el supuesto de que la limpieza íntima fuera precisa, que ya se sabe aquel dicho (gente recia y dura) de “Yo me lavo una vez a la quincena ¡Me haga falta… o no!”, o el de “Solo hay dos cosas en el mundo que huelen a pescado. Y una de ellas es el pescado”

Estoy seguro (a mí me pasa) que cuando las mujeres, target del spot, acaben de ver estos anuncios, no podrán evitar que les embargue sin remedio una gana tremenda de darle un bofetón con “toa” la mano abierta al publicitario que ha ideado la campaña, y de paso a la actriz (previsiblemente salida de la escuela de teatro de La Moraleja), que algo habrá puesto de su parte.

¿Y esa campaña de varios anuncios en las que nos intentan vender leche de una región lechera española que no voy a nombrar para que no se ofenda nadie, pero que empieza por As y acaba por turias? Que es una comunidad preciosa, con gentes muy amables y solícitas y mejores actores que los de los anuncios, que se come y bebe de miedo, eso no lo discute nadie, pero… ¿Era necesario que los improvisados actores fueran tan… sosos? ¡Cagüendiez, Oooo! Seguro que si sacan a les vaques en primer plano resultan más expresivas que ellos. A mí que me perdonen pero, gracias a esta campaña, me dan ganas de hacerme el café con zumo, en vez de con leche.

¿A que si digo “hazme una rebajita, claro que sí guapi” todos sabemos de qué estamos hablando? A ver, sabemos que se publicita una red social de compraventa y eso, pero ¿qué quieres que te diga? A mí me da mucha grima ver a esas chicas con esos gestos espasmódico-pseudoprovocativos y esas conversaciones tan profundas. No es una moralina pero ¿Qué necesidad hay de utilizar a la mujer como objeto sexual al más zafio estilo gañán? Pero, como dijo Galileo, “Y sin en cambio se mueve”, el anuncio ha tenido cierto éxito entre la gente ¿Será que en el fondo todos somos un poco así de cerriles?

Oye ¿Qué vas a hacer con eso, si no lo usas?

Bajo esta sencilla pregunta de un spot de otra página de compraventa puede esconderse mucha saña y mala hostia, una verdadera tragedia masculina.

Ese señor (entrado en años) que está viendo el partido de fútbol en la tele y en el intermedio le ponen este comercial. Que mira atribulado hacia abajo, hacia su DVD (Aparato reproductor venido a menos) y, tras soltar una lágrima de despedida, se va a por la tijera del pescado con intención de poner aquello que ya no usa a la venta (Por más que seguro que nadie lo quiere ni regalado) en Walla… plof. Plof es como se queda el pobre hombre cuando se hace una idea de a qué estado lamentable pueden llegar a degenerar los cuerpos ¡Cagüenrós! Después no le queda más remedio que engancharse al cartón de Don Simón para alegrar las penas con la priva y apurar de un trago largo la mitad del contenido, haciéndole ver la vida algo más agradable.

Triste, tristeeee… triste.

Continuará… seguro.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

LAS TONTÁS DE LA TELE 4: LAS PINÍCULAS (Reminder)

Tras años de ver cine, sobre todo norteamericano, a uno se le plantean una serie de dudas existenciales al respecto. Aquí van unas cuantas, pero ni son todas las que están… ni están todas las que son.

¿Por qué al final de la película, cuando el bueno o la buena se han librado de la quema, ya ha llegado la policía, la ambulancia y los bomberos, siempre le echan una manta encima a la puerta de la casa, sentado en la parte de atrás de la ambulancia, aunque sea Julio y estén en el desierto de Arizona?

¿Por qué en la escena final, el malo, pistola en mano, siempre cuenta sus planes al bueno antes de dispararle y pierde un tiempo precioso que el bueno aprovecha para darle una patada en los huevos y coger al vuelo la pistola que suelta tras el impacto?

¿Por qué cuando dos tipos duros acaban de darse de hostias a lo burro conservan toda la dentadura intacta y solo salen con una pequeña brechita en el pómulo  si se acaban de poner a caldo?

¿Por qué cuando el bueno salta desde un cuarto piso a la calle nunca se rompe nada? ¿Es la voltereta que da justo en el momento de aterrizar en el suelo? Pues deberían darnos un cursillo ¿Y por qué el malo en las mismas circunstancias se destripa?

¿Por qué el malo muere al primer balazo y el bueno se lleva seis o siete, tiene cuerpo para sacudir un par de hostias al malo y noquearle y todavía llega a tiempo de que la UVI móvil (O ambulance) le consiga salvar?

También puede ocurrir que el malo “resucite” varias veces tras recibir tres disparos en el corazón, una puñalada en el estómago con una catana, tener el cráneo roto con un removedor de la lumbre,  caer desde un quinto piso de espaldas sobre un coche y clavarse la antena que está lógicamente subida. Incluso tras estos inconvenientes, el brazo del malo se activa para coger a la chica por el pie, la buena, quié icir, la que es buena y está buena pero que es muy histérica, haciéndola caer al suelo, se levanta cojeando ligeramente con la peor de las intenciones y solo cuando un Ñu que casualmente pasaba por allí en estampida lo atropella y pisotea quebrándole las vértebras, parece que consigue la parca llevárselo al más allá?

¿Por qué a la mañana siguiente de haber tenido una tórrida historia de amor con sexo placentero, a cámara lenta y con música romántica, cuando los dos amantes se levantan de la cama, se tapan las desnudeces con una sábana. ¿Acaso no se han visto ya desnudos durante toda la noche y se lo han rechupeteado todo? ¡A buenas horas con la vergüenza!

¿Por qué los polvos duran tanto en las películas y siempre se escucha una canción romántica de fondo si lo normal es acabar en diez minutos y con el vecino gritando que le pongas muelles nuevos a la cama?

¿Por qué cuando el amigo del bueno está a punto de exhalar su último suspiro en sus brazos, este  le grita aquello de “Aguanta, Brian”, como si lo de irse para el otro barrio fuera una cosa voluntaria y se pudiera retrasar poniendo cara de estar cagando?

¿Por qué en las películas los complejos supermegacarísimos, fábricas, laboratorios, naves interplanetarias, etc… que deben haber costado una burracanada de dinero,  todos tienen un botón de autodestrucción en diez minutos? ¿Y por qué, una vez pulsado el botón fatídico, cada minuto hay una voz cansina que va repitiendo por la megafonía  “Faltan diez minutos para la autodestrucción, faltan nueve… ocho… siete…? Y ¿Por qué al protagonista en esos diez minutos, antes de salir del recinto, que está a punto de petar, le da tiempo a hacer todo lo que no ha hecho en toda la película (Salvar a la chica, matar al malo, abrir la caja fuerte y recoger los informes importantísimos, lavarse los dientes, ajustarse la corbata…)?  Hay que ser muy retorcido para ponerle un botón así a una cosa que ha costado tanto dinero y trabajo construir ¿No es un poco absurdo? ¿Es que lo ha diseñado un tarado?

¿Por qué las bombas de las películas siempre tienen un cable rojo y otro azul que hacen dudar al protagonista alicates en mano?

¿Por qué en las películas cuanto más buena esté la protagonista más gritona es? ¿Y por qué grita más si es rubia?

¿Por qué cuando un coche se sale de la carretera barranco abajo explota con una gran llamarada antes siquiera de tocar el suelo?

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

LAS TONTÁS DE LA TELE 3.- (Reminder)

La tele es una fuente inagotable de absurdeces, de incongruencias, de estupideces, de tontás en definitiva. Y no sólo durante los programas en sí, que muchos son para fliparlo, sino con los anuncios, comerciales, spots publicitarios que hay entre medias. Bueno entre medias… que cada veinte minutos de programa tienes otros quince o veinte de publicidad cansina. Yo comprendo que las televisiones privadas tengan que financiarse con la publicidad pero… ¿No hay un término medio razonable? Supongo que estará estudiado que el cerebro humano tiene limitada la capacidad de detectar y combatir gilipolleces y cuando se llega al punto de saturación entonces bajamos la guardia y nos encontramos vulnerables a las tontás con las que nos continúan bombardeando y nos la acaban metiendo doblada. Será eso.

Y como la creatividad ¿O era cretinividad? de los creativos es más fértil que un campo de coles abonado con mierda, aquí van unos cuántos ejemplos más.

Hace algún tiempo se emitió un anuncio que promocionaba las bondades del salmón, en el que un  adolescente salía diciendo que la mejor forma de ligar con una adolescente era  ofrecer a la chica una  brocheta de salmón a la barbacoa. Y salía el niño haciendo las brochetas en la barbacoa  ¡Manda huevos qué perdidos andan algunos creativos! ¿Se podía estar más alejado de la realidad? Por fortuna a la empresa se le debió acabar el presupuesto para publicidad o se acabaron dando cuenta de la gilipollez supina del mensaje, el caso es que no volví a ver este comercial. Soy incapaz de imaginar a un adolescente haciendo otra cosa que no sea mirar la pantallita de su Smartphone.

¿Habrá cosa más tonta, simple, ñoña y pazguata que los anuncios del Kinder Bueno o de la marca en general? Padres o sea,  madres o sea,  e hijos o sea y pijoempalagosos con sonrisa profidén, rubios repeinados  y alejados de la realidad como yo de la belleza, que se sorprenden con las más delicadas tonterías. A mí, cuando los veo, de lo único que me entran ganas es de meterle la barrita de chocolate por el culo a una joya de esas de publicitario que piensa que con estas ñoñerías nos pueden convencer. Igual a los suizos sí, que son más de pitiminí y se ganan la vida honradamente con las cuentas opacas, o fabricando relojes o navajas suizas y tienen un sueldo medio de 4000 euros al mes… Pero…  ¿a los españoles, recios y resabiados gañanes castigados por el ardiente sol en verano y las pelonas en invierno, y por la casta de políticos que tenemos?…  ¿De qué?

¿Por qué en los anuncios de desodorantes todas las mujeres acaban en una discoteca o en una fiesta bailando con los brazos hacia  arriba? ¿Es que queda alguien que siga bailando así si es que alguna vez se ha hecho o simplemente es un concurso de sobacos?

¿Y por qué en los anuncios de los desodorantes para hombres salen los jugadores del Real Madrid poniendo caras estúpidas y confirmándonos que si valen para alguna cosa, que no está claro del todo,  es para dar patadas a un balón y no para la interpretación?

Pero el sumun de todas las tontás y posibles malentendidos es este anuncio. Es de radio, no de televisión, por lo que no sé si todo el mundo lo tiene en mente pero… es lo más grande.

La telefonista de la marca responde a una llamada de teléfono.

—Murprotec ¿Dígame?

La señora que llama tiene voz compungida y aparenta estar súper preocupada.

—Hola. Le llamo porque tengo humedades…

La operaria entonces… la jode con la siguiente pregunta…

—¿Y qué tipo de humedades son? ¿Qué es lo que ve?

Sonido de grillos en la noche…

La telefonista del anuncio se merece una contestación del tipo…

—Pues verá… es que me levanto todas las mañanas con las bragas encharcadas como si fueran un bebedero de patos…

Lo cual nos lleva a tres posibles interpretaciones en dependiendo de cuál sea el origen real del problema:

Uno.- El encharcamiento de las bragas es consecuencia de un sueño húmedo tras haberse dormido leyendo las 50 sombras de Gris, con tapones para no escuchar los ronquidos del costillo. Solución, cambiar radicalmente de género de lectura y comprarse algo de Sánchez Dragó. La líbido vuelve indefectiblemente a su ser leyendo gilipolleces cuasi profundas y filosófico-rimbombantes de este estilo y la excitación sexual se va al carajo como está mandado. Terapia de choque… o Dragoterapia.

Dos.- El susodicho encharcamiento se produce por una serie de inoportunas pérdidas de orina durante la noche, tras un movimiento brusco o tras pillar un buen chiste. Solución, no queda otra que tirar de pañales del tipo Tena Lady. No hay que agobiarse con esta opción ya que es la más higiénica y, sobre todo, discreta, “Solo yo sé que lo llevo”. Además a esta señora sí que se le puede vender los geles lubricantes y no a las mujeres de treinta que aparecen en los anuncios.

Tres.- Que las humedades sean en realidad en las paredes de la casa, cosa que uno se plantea siempre en último lugar aunque sea el mensaje que se desea enviar con el anuncio.

Los geles de lubricación (externa e interna) están a la orden del día. Y yo comprendo que son un buen invento pero… ¿Será verdad que las chicas que aparecen en estos anuncios, que sobrepasan a duras penas la trentena, tienen ya problemas de lubricación? ¿Qué mensaje nos están mandado? ¿Que a los treinta… se secó el grifo?

Aunque en otras entradas ya he hablado de los “geles de placer” no puedo evitar que se me caigan los palos del sombrajo cada vez que veo a esa pareja, seguramente del Opus, que se plantea mil y un dilemas morales antes de decidirse a probarlos ¡Cuánta reticencia hipócrito-moral! ¡Vaya especímenes!  ¡Vamos! ¿Qué les pasaría  si los llevaras a un sex shop o a ver una peli porno?

Esto no deja de ser como el iceberg contra el que chocó el Titanic, solo asoma el diez por ciento de lo que en realidad subyace bajo el agua.

¡Que tengáis un buen y lubricado día!

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

LAS “TONTÁS” DE LA TELE 2.- (Reminder)

Es inevitable volver a tocar el tema de los anuncios de la tele. Hay que reconocer que son una mina de estupideces. Y eso sin meternos de lleno en lo que es la programación, que eso da para un estudio antropo-sociológico aparte.

Pasaron por fin las navidades y han dejado de bombardearnos (temporalmente hasta la semana antes de San Valentín, el día del padre o el día de la madre propiamente dicho) con anuncios de colonias y perfumes.

Pero las navidades… lo de las navidades ha sido muy fuerte, bueno, como todas, para qué nos vamos a engañar.  Mira que yo le he cogido asco a la colonia…

De cada diez anuncios once eran de colonia. Y no te hacen un anuncio medianamente coherente o medianamente inteligente ¡Qué va!  Te hacen anuncios a cuál más gilipollas, llenos de niñatas y niñatos de exposición, guapísimos y musculosísimos ellos y guapísimas y receptivísimas ellas, contando historias estúpidas que yo estoy convencido de que nos revuelven las tripas a todos. ¿no tenéis la sensación de que ni los gordos, ni los feos tenemos derecho a ponernos según qué colonias?

Y ya si eres gordo y feo a la vez como no te eches la colonia de la marca blanca del Mercadona… lo llevas clarinete.

Todavía me están doliendo los ojos (y las mandíbulas de apretar los piños por la tensión causada) cuando recuerdo un anuncio en el que aparece una Zodiac pequeñita en medio el mar, con dos farallones de fondo y de pie, en perfecto equilibrio y cara sonriente se halla la hembra en celo correspondiente.

Ahora llega un tiparraco al que se le salen los músculos por todos los lados, con un minibañador, marcando el enorme bulto que tiene intención de meterle a la hembra según nos sugiere el extraño hilo del guión del comercial y se sube  a la barca a meter mano a la chica…

Supongo que a estas alturas de la descripción ya os hacéis a la idea de qué spot estoy hablando…

Bien, pues aquí llegan dos fallos garrafales a mi gañán entender:

Uno: Si el chico viene del agua ¿Cómo narices pretende conquistar (follarse) a la hembra con los efluvios de la colonia en cuestión? Si se le ha ido toda a la que ha ido nadando hasta la barca…

Dos: Imaginar la situación. Una zodiac, barquito inestable donde los haya. La maroma de pie en la barca, que eso ya tiene su mérito, y llega un bigardo, por muy italiano que sea que al menos pesa 90 kilos y se sube desde el agua a la barquita.

¡Ja! Y mis cojones treinta y tres.

Con el meneo que debe meter el chico a la barca, a nada que sea un poco bruto (que la mayoría lo somos)

¡ESA ARDOROSA DAMISELA TIENE QUE IRSE AL AGUA DE CABEZA… SEÑOR MÍOOOO!

Y se acaba la ardorosa historia que queda refrigerada con el agua del mar…

Probad, si es que no lo habéis hecho nunca a subiros a una barquita de estas desde el agua.

Va fuera todo el que esté dentro de la Zodiac  y hasta se da la vuelta ¡No me jodas!

Ahora, tras las fiestas, han cambiado los anuncios de colonia por anuncios de antigripales y anticatarrales. Esos que estás jodido pero bien, con fiebre y temblores por todo el cuerpo, mocos a go-go, irritación de garganta y malhumor general y con que te tomes un sobrecito, a los cinco minutos estás bailando/corriendo/nadando/montandoenbici/escalando/follando… ¡CON DOS COJONES! Como si no hubiera pasado nada…, ¡Qué narices! Que además te quitas veinte años de encima con cada sobre…

De verdad… que dan ganas de mandarlos a…

Ahora están de moda los anuncios de geles sexuales, lubricantes, efecto calor para ella y efecto frío para él.

Vale. No digo que sean un mal invento que buenos raticos se pasan a costa de los geles, pero ¿Os habéis fijado qué tipo de parejas los anuncian? ¡La madre que me parió!

—Yo… lo compré… y no sabía que iba a pensar de mí… Pues ¿Qué iba a pensar? Que eras una golfa salida y una perdida ¡No te jode!

—Pensábamos que esto no era para nosotros… Sí, porque nosotros practicamos de siempre el método Ogino implementado con la postura del misionero y todo lo demás pensábamos que eran inventos del malino.

—…Calor y frío… y cuando se juntaaaan… Pues se queda templado ¡So gilipollas!

¡Coño! Pues cuando se juntan ¡Premio! Porque estáis fo-llan-do ¿O de eso no os hablaron en el seminario y en el convento, mojigatos?

¿Por qué nos tienen que poner una pareja de lelos para anunciarnos los geles? ¿Para que veamos a que están al alcance de cualquiera? Bueno, si es por eso…

Menos mal que después del pringoso acto uno se da un agüita y una se lava con Chili y eso se queda tan limpito que se puede comer en él.

¡Chacha, chate chili al chichi pa chiflar al chacho, no seas chochona y vayas hediendo a chota!

Por hoy vale, pero que conste que sigo ojo avizor a la caza de gilipolleces en la publicidad, je,je,je.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

LAS “TONTÁS” DE LA TELE .-1 (Reminder)

¡Cómo ha cambiado la forma de hacer publicidad!

Hay cosas que hoy en día están vetadas en los anuncios, como por ejemplo el tabaco. Todavía recuerdo a aquel duro cawboy que se fumaba extasiado un Marlboro después de juntar un montón de vacas que andaban desperdigadas. Sudoroso, con barba de varios días, e intuyo que maloliente… Ahí estaba él, un tío de los de verdad, que no se perfilaba las cejas.

Sin en cambio (que diría un conocido mío) ahora hemos pasado de ver anuncios políticamente incorrectos, como los de tabaco, a ver anuncios políticamente … ñoños, pero publicitando cosas que en otros tiempos hubieran llevado al director de la cadena al garrote.

Los lagrimones corren descontrolados por mis mejillas cuando veo a esa niña que le dice a su madre:

—Mamá, cuando tú tenías mi edad, ¿también tenías picores… ya sabes…ahí?

—Pues claro so melindres. Yo era la famosa marquesa que apoyaba las tetas sobre la mesa y se rascaba… ahí… con un tenedor. Fíjate si sabré de picores vaginales

¡Tonta del nabo! Lo que tienes que hacer es seleccionar un poco lo que te metes para el cuerpo porque algunos traen bichitos. Y de aquellos polvos (obsérvese la fina ironía utilizando el doble sentido de la palabra) vienen estos picores.

Y ¿Qué pensar de esa señora bien que dice que sufre las hemorroides en silencio? ¿En silencio? ¡Los cojones! Y sacan el spot en horario de máxima audiencia. ¡Señora! Que ya se ha enterado media España de que tiene usted el culete irritado… a ver qué es lo que hace con su Manolo

¡Vaya usted a cascála!

Ahora, para anuncio políticamente ñoño a la par que políticamente estúpido aquel en que una famosa actriz en la piscina enseña a un amigo, novio o algo así, con qué facilidad se introduce un tampón. Conocimiento estéril por donde quiera que lo mires para el chico que nunca va a poder aplicar a la vida real a no ser que excepcionalmente quiera detener una diarrea licuada y no encuentre evacuatorio a mano (o a culo pare ser más precisos).

¿Y ese en que salen tres maduritas con graves problemas de lubricación?

—Antes…lo evitaba. Ahora lo busco. ¿A quién? ¿A Pepe, tu marío? ¡Pero si Pepe está, con los otros dos maríos de las otras dos frikis viendo el Getafe-Osasuna! Déjadles en paz a los pobres.

¡Qué obsesión con los chuminos! ¡Dejémoslos en paz excepto cuando…!

—Yo…en lo más íntimo…¡Quiero Chili!

¡Nos ha jodido! Y yo en lo más íntimo quiero una casa en primera línea de playa y no voy a contarlo a la tele.

Pero los anuncios que más me molan son los de los laxantes. ¿Será la mierda vida esta que llevamos que hay tanta gente que no caga? La verdad es que ya lo dice el refrán: “Comiendo bien y cagando fuerte se le plantan los cojones a la muerte”.

Qué poca importancia le damos al cotidiano hecho (para algunos) de cagar. Sí, CA-GAR, que aunque no lo parezca es un cultismo pues deriva del verbo latino Caco, cacas, cacare, cacavi, cacatum. Así que de vulgar y soez, nada de nada. Pero ¿Por qué no sale un señor o una señora obrando, que se decía antes, en el cuarto de baño? No. Tiene que salir el Arguiñano anunciando un producto con bífidus para poder levantarse cada mañana con una sonrisa. O la señora con cara de estreñida (ahora entiendo la comparación) que dice:

— Ahora yo decido cuándo y dónde.

 

¡Ay madre! Cuánta tontá nos ponen por la tele.

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios