PENSAMIENTO DEL DÍA (Del día en que me pasé con la Mahou)

Tras realizar el milagro de los panes y los peces, uno de sus discípulos, no está documentado quién, se acercó a Jesús y le dijo: “Baesdro, ¿Y do bodrías buldibligar dambien esdas bodellitas de Dribeda del Duedo? Ej gue esdá de buda badre”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

JUAN EULOGIO Y FAMILIA EN… ROMA II

 

Finalmente el avión aterriza en Fiumicino, uno de los aeropuertos de la Citá eterna, sin más lamentos que reseñar. Juan Eulogio y familia, que han salido los últimos porque no había manera de despertar a la señá Virtudes, recogen sus maletas y se dirigen al control de pasajeros. Pasa Paquita, pasan los niños, pasa Juan Eulogio, no problem… pero cuando le toca pasar a la Cucaracha que aun camina renqueante porque todavía está grogui gracias a los relajantes, los carabineros le dan el alto. Tiene toda la pinta de ser una mula que está pasando droga. A Juan Eulogio le toca explicar a los policías que nada tiene que ver la señora con el narcotráfico, que sí, que es bastante mula, pero porque es en extremo bruta, no por otra cosa. Uno de ellos, les dice por señas, mientras se coloca unos guantes de vinilo, que se la tienen que llevar a un apartado para hacerle una inspección anal. Es el procedimiento.

Cuando Juan Eulogio se entera de lo que piensan hacerle a su suegra no puede evitar que le dé la risa floja ante la mirada mosqueada de la “señá” Virtudes. Su yerno insta a los policías a que procedan cuanto antes, que eso él no se lo pierde, y que se apuesta lo que quieran a que no tienen cojones a meterle un dedo en el culo a la Cucaracha. Efectivamente los carabineros, tras una primera inspección visual y debatir entre ellos con grandes aspavientos (a la italiana), desisten de la empresa al grito de “Vai prendi di culo la procedura” (A tomar por culo el procedimiento) . Tras innumerables preguntas tontas para hacer el paripé, seguidas de respuestas de igual índole, finalmente los funcionarios del control de pasajeros dan el visto bueno a la Cucaracha y la dejan entrar en Italia con el culo intacto.

Cuando por fin salen al exterior del aeropuerto les está esperando el autobús contratado para llevarles al hotel y a todas las excursiones. Dentro, el resto de vecinos del barrio que se ha apuntado a la tournée, les miran con cara de pocos amigos, no en vano llevan ya esperándolos casi una hora.

Con una hora de retraso, los excursionistas llegan al hotel, donde les dan media para instalarse y los emplazan en el comedor. El programa está apretado, más de lo normal.

     —Comemos y en seguida nos vamos a visitar el Foro y el Coliseo. Por favor sean puntuales —ha recalcado la guía.

Cuando a la media hora justa bajan Juan Eulogio y familia, se encuentran con que la cucaracha, que todavía no ha subido a la habitación ha arramplado con la mitad del bufet libre. Ahíta, con la tripita a reventar está sentada en uno de los sofás de la recepción, con un principio de indigestión, suspirando… mugiendo como una vaca en celo.

A Juan Eulogio no le sorprende. A Paquita cada vez menos.

     —Pero mamáaaa —le reprende su hija—. ¿Es que ni aquí te vas a controlar? ¿Qué van a pensar de nosotros estos señores extranjeros?

     —Pues que es una morsa sin medida, pero con bigote —piensa Juan Eulogio que aun no se atreve a exteriorizar ciertas opiniones.

El primer día la comida resulta algo escasa para el grupo porque la voraz Cucaracha ha dado fin a todo lo que más rico estaba. Solo quedan unas fuentes de macarrones pero sin salsa y los guisantes de la ternera con guisantes, que la Cucaracha no es muy de verdura.

Publicado en Juan Eulogio y familia | 2 comentarios

JUAN EULOGIO Y FAMILIA EN… ROMA

El avión está encontrando muchas turbulencias en un trayecto en el que no es normal que las haya, máxime en tiempo de primavera que habitualmente es estable. Madrid-Roma suele ser un viaje bastante cómodo pero, en esta ocasión, pareciera que todos los hados y brujos se han confabulado para putear a los sufridos viajeros, que ya están un poco agobiados de tanta caída en el aire y tanto traqueteo, con el estómago asomando por la boca.

En la parte trasera del pasaje alguien parece bastante más afectada que el resto de los mortales a tenor de los quejidos y rezos que en voz excesivamente alta y angustiosa, como si se tratara de un predicador del apocalipsis, lleva profiriendo prácticamente desde el despegue.

     —¡Ay señor! ¿Qué es lo que he hecho para merecer semejante castigo?

Traqueteo del avión.

     —¡Aaaaaay dios mío! —prosigue la lastimera voz —Que vamos a morir todos.

Nuevo meneo lateral con caída de doscientos metros.

     —¡Aaaaaaaaaay virgencita de los imposibles! —la voz suena desesperada— A ti encomiendo mi alma si no salimos de esta. Que no vamos a saliiir… ¿Quién me manda levantar los pies del suelo?

Los pasajeros que van sentados alrededor de una señora mayor, fuente de semejantes lamentaciones, se encuentran ya en un estado de histerismo y hastío, con ganas de abrir el portón del equipaje de cabina que hay sobre la cansina señora para que se le caiga algún trolley encima y se calle.

La vieja, algo obesa, encajada en su plaza, ocupa un angosto asiento más la mitad del del pobre hombre que va al lado, que aplastado por el peso de aquel cuerpo no tiene posibilidad de escapatoria, casi no tiene posibilidad ni de respirar.

Al cabo de media hora de exagerados lamentos se acerca una azafata con un par de valiums en la mano y se los ofrece a la señora, que como es de buen saque se come todo lo que le den sin rechistar. En cuestión de diez minutos la escandalosa e histérica señora ha dejado de gritar y lamentarse y ahora ronca como un bisonte con neumonía.

La azafata se lamenta por haber sido ella la que ha ayudado a dormir a la vieja y para acallar su conciencia y mitigar semejante bramido en sus oídos se toma un par de pelotazos de wisky en el reservado para la tripulación. Después encara el episodio con algo más de estoicismo.

El resto del pasaje no duda de que la situación era más soportable antes de que se durmiera la muy pu … la vieja. ¡Dónde va a parar!

Alguien que sin duda regresa a su país exclama:

     —¡Figlia di putanna! ¡Che male bestia a portato la male fortuna! (Qué señora esta, que fuerte tiene la respiración, o algo así, que no ando muy fino en italiano)

En la parte delantera del mismo avión, totalmente avergonzado, vejado y abochornado se encuentra Juan Eulogio. A su lado se sienta Paquita, su costilla, su santa, su esposa, que escucha a Camela a todo volumen en spotify para no oír el escándalo que está provocando su madre, la señá Virtudes, la Cucaracha, como la llama su yerno Juan Eulogio, que no es otra la que la está armando en la parte de atrás del avión. Elyónatan y Layésica, los tiernos vástagos del sufrido matrimonio, están absortos, mirando por la ventanilla, buscando el interruptor para poder abrirla. No en vano es la primera vez que montan en avión. Y como la naturaleza es sabia, los tiene tranquilos al menos de momento.

Juan Eulogio mira a Paquita con cara casi de odio. Ella esquiva la mirada avergonzada. Sabe que ha metido la pata hasta el fondo al invitar a su madre a un circuito por Roma que organiza la junta de distrito del barrio a un precio más que asequible. Pero el paquete era cerrado. Cinco plazas. Ni más… ni menos. Y Paquita, en lugar de regalar el pasaje que sobra al cartero, por ejemplo, pues va e invita… ¡A la Cucaracha!

El resto de los integrantes del circuito son todos gente del barrio con cierta inquietud cultural, pero tampoco tanta, no nos engañemos.

     —Manda huevos, qué viaje nos espera —murmura entre dientes el sufrido Juan Eulogio—. Qué viaje nos espera.

 

Publicado en Juan Eulogio y familia | Deja un comentario

OBJETOS PERDIDOS

Encontrados diez kilos. Se me han metido bajo la camiseta. Se ruega a su propietario o propietaria que pase cuanto antes a recogerlos. Me miran con una carita que al final voy a acabar cogiéndoles cariño y me los voy a quedar.

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

RINCONES CON ENCANTO: El valle de Baztán

 

IMG_0940

IMG_1027La carretera nacional 121-B, en Navarra, llamada también carretera de Francia, surca el valle de Baztán.

Es aconsejable comenzar la ruta un poco más al norte, fuera del IMG_1010propio valle,  traspasada la inexistente frontera con el vecino país. Merece la pena IMG_1034una visita al bello pueblo de Ainhoa y su interesante cementerio rodeando la iglesia, en pleno centro urbano y si hay tiempo acercarse a Espelette, famosa por sus guindillas, que se secan desde las ventanas de las casas, formando parte del precioso decorado.

IMG_1008Ya en zona española  se puede comenzar con la visita a las cuevas de Zugarramurdi, para después ir bajando el valle y, dependiendo del tiempo del que dispongamos, visitar Maya (Amaiur), Aspilicueta, Arizcun, Bozate, Elbete, Elizondo, Lecároz, Irurita… y subiendo laIMG_1013carretera, Zigarre y Ziga.IMG_1018

Cada pueblo, cada caserío al estilo vasco, insertados en el verde perenne del paisaje y bajo un techo azul o gris, dependiendo de la caprichosa meteorología, merecen una IMG_0996detenida visita. Muy interesante es el núcleo urbano de Maya, villa de bravas reminiscencias guerreras, al que da acceso un arco con leyenda (que el futuro visitante la descubra), Bozate, antiguo reducto de los IMG_1005perseguidos agotes, Arizcun, con su iglesia y sus palacios, Elizondo (Baztán), la capital del Valle con bellísimos rincones, la presa, y sus populosas calles tan bien narradas por la escritora Dolores Redondo.

Todas las poblaciones del valle está unidas por un denominador común: El río Baztán, tan afable pero tan fiero a la vez, innumerables veces desbordado por la fuerza de las lluvias que lo alimentan.

Saliendo de Elizondo, la carretera se empina hasta llegar a Ziga, con su iglesia venida a IMG_1045menos por la implacable mano del tiempo y la falta de recursos. Desde el mirador situado a medio camino entre Ziga y Zirraute se pueden contemplar una de las IMG_1057más espectaculares vistas del valle de Baztán, así como de los emblemáticos picos que lo flanquean.

Al atardecer, cuando el sol ya se ha ocultado tras los montes del otro lado del valle, al pie del imponente caserío que me da temporalmente cobijo, escucho el rumor de las hojas de los árboles movidas por la brisa. IMG_1068Parecen querer decirme: No busques más. Has encontrado la verdadera paz.

Dirijo la mirada hacia el fondo del valle, sobre el que se abren grandes extensiones de un azul mágico y no puedo más que dar la razón a los árboles. Inspiro profundamente
y mi cuerpo se deja impregnar por siglos de comunión entre naturaleza y hombres, IMG_1084desde la punta de los dedos de mis pies hasta mi cabeza.

Ese es el legado del valle de Baztán.

Publicado en RINCONES CON ENCANTO | 14 comentarios

¡¡¡¡¡ EL LIBRO DE FOROCAMPING YA TIENE 921 DESCARGAS !!!!!

Ya son… 1981 descargas. ¡Ole y Ole!

borderline

Eeeeeeeefestivamente gombañer@s

¿SABES LA ÚLTIMA?

portada

El libro escrito por campistas de Forocamping.com para campistas del mundo… y para no campistas también, que trata en tono de humor y sin tapujos todo lo que se cuece en un camping…, donde se cuentan historias y graciosas anécdotas, TODAS VERÍDICAS,  sobre el camping, donde se abordan temas tabú (todo aquello que siempre quisiste saber sobre lo que ocurría tras la valla de un camping… pero, quizás por pudor, nunca te atreviste a preguntar), donde se solventan (o no) innumerables dudas campistas, donde conocerás la verdadera historia del camping…

¡¡¡¡¡ Ha llegado a las 921 descargas de la página de Bubok !!!!!

¡¡¡¡¡ 921 millones de gracias !!!!!

Un libro ameno… divertido… didáctico… ¡Y ENCIMA GRATIS!

(También disponible en papel a 12.99 más impuestos y transporte)

¿Qué más quieres? Así se las ponían a Felipe II (Felipe Palote, palote)

Ver la entrada original

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PEQUEÑO CATÁLOGO DE PERSONAJES IBÉRICOS: El vecino cansino

¿Habrá ruido más desagradable y molesto que, transcurrida media hora de siesta, cuando uno ha llegado a la fase REM (Sí, amigos, en Ep-paña se puede llegar a la fase REM a la hora de la siesta. Nota para los eventuales escépticos de allende las fronteras ibéricas), el de una taladradora con percutor funcionando en el piso aledaño?

Y no un día eventual, noooo… es todo el puñetero año. Siestas de verano…, siestas de sábado… de domingo… , puentes, vacaciones a las ocho de la mañana…

Es…  el licenciado en bricolaje y chapuzas in door por la universidad de Youtube, es el vecino cargante, el vecino molesto, el vecino insufrible. Es… el vecino cansino.

Es… “pa” darle con lo gordo del taladro en “to” la boca… o para montar una broca de las gordas y meterle el taladro por el… Lo siento pero es un ejemplo de las muchas reacciones contradictorias que provoca el vecino cansino en plena faena. Contradictorias no porque en alguna de las opciones uno se plantee no hacerle daño, sino porque uno se debate entre ir a su casa y dejarle fuera de juego con un buen golpe de su propio martillo bellota de medio kilo o graparle las orejas a la pared de pladur con la grapadora eléctrica que forma parte de sus pertrechos bricoleros para que se esté quieto al menos el tiempo que tarda en desgraparse estos apéndices y curarse las heridas.

¡Puñetera casa de Black and Decker anunciándose insistentemente para el día del padre! Aún siendo un clásico del cansinismo, prefiero sin duda los anuncios de colonia.

En honor a la verdad hay que decir que este personaje ibérico no es peligroso o dañino per se, pero es que… con una taladradora de 1000 watios en la mano tiene más peligro que un mono con un hacha.

Y no solo no le aguantan los vecinos, que han hablado incluso de linchamiento en la última junta, es que su mujer está al borde de pedir el divorcio, por la contaminación acústica que sufre en ese matrimonio, porque a ella le toca la peor parte  y… porque tiene las paredes de la casa hechas un colador. Y es que no hay nada peor que creerse creativo con una taladradora potente en las manos.

Como buen espécimen ibérico, el vecino coñazo carece de sentido común y de educación a partes iguales, es decir, el cerebro que atesora dentro del cráneo, que sorprendentemente todavía nadie le ha partido, no le da para plantearse que sus ruidosas aficiones puedan  molestar a alguien. Pero lo más ibérico de todo, lo peor de su comportamiento es, que si acaso intuye que molesta, al vecino cansino le sale la vena japuta, que es una vena que  tenemos todos los ibéricos, que va de… no sé dónde a… no sé dónde, y entonces este hecho le importa tres cojones  continuando con su insalubre actividad por el artículo treinta y tres, ese que dice no sé qué de “porque “, “no”, “sale”, “cojones” y de “iros”, “tomar” y “culo”, no sé si lo conocéis.

Puede cambiarse la taladradora de 1000 watios por una guitarra eléctrica con amplificador, unos zapatos de tacón con las puntas de acero, la conjunción maléfica de martillo y cortafríos, darle al niño un juego de pelotas de golf para que las bote por la casa, una barbacoa bien amortizada en el caso de un unifamiliar y mil y una variantes más. Cuestión de imaginación

Publicado en Revueltos mentales | 8 comentarios