POEMA A ESE/ESA QUE TÚ YA SABES

Cómo explicarte que te tengo muy calado,
que bien sé que no eres ninguna joya,
que eres un mentecato redomado,
que eres, simplemente, un gilipollas.

.

Te descubro a pesar de que te escondas.
A nada que te adule te apimpollas.
Pero a mí no me das sopas con ondas.
Distingo sin dudarlo a un gilipollas

.

Sé que es condición de nacimiento.
De estulticia solo tú te emperifollas.
En tu cabeza siempre sopla el viento.
Y eres lo que viene siendo un gilipollas.

.

Ya desde pequeñito lo apuntabas.
A ratos se te iba la tierna olla
y entre tus coetáneos destacabas,
digno y serio aprendiz de gilipollas.

.

Y a pesar de haber nacido con la tara,
que no te entra luz por la claraboya,
eso nunca hizo que te plantearas
que puede ser que fueras gilipollas.

.

Ahora con la edad de hombre sensato,
alto y grande como una secuoya,
me convences de que tonto eres un rato.

Tonto, necio y un rato… gilipollas.

.

Y resulta, para colmo de males,
tarugo, lerdo y necio soplapollas,
que tú no vales más que lo que vales,
que por siempre serás un gilipollas.

.

Perdona si te meto tanta caña
y si mi verbo falaz te escachifolla,
pero es que tienes el récord de España,
el récord del más grande gilipollas.

.

Como mortal, aunque no quieras, eres,
así se te presenta esta tramoya:
Naces, cagas, vegetas y te mueres.
Mueres, pero como un gran gilipollas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.