A.D.S (Antes del Smartphone)

Los que nacimos cuando todavía no existían los teléfonos móviles (y toda la parafernalia y gilipollez que habitualmente los rodea), flipamos (lo siento, también hablamos así de carca) con las situaciones que nos depara el contacto diario con estos aparatejos del malino.

ADS (Antes del smarphone), cuando veíamos a alguien por la calle hablando solo, discutiendo, riéndose a carcajadas, pensábamos cuando menos que tenía un buen cantazo en el mocho, una “pedrá” quiécir. Y, sin duda, la tenía. DDS (Después del smarphone) el uso del manos libres, o los headphones (auriculares de toda la vida) ha supuesto un gran cambio a la hora de manipular un teléfono por la calle. Ahora lo normal es ver a gente que, aparentemente va hablando sola, al menos para los que en el pasado vivimos una realidad diferente y no tienen por qué sufrir las consecuencias de una «pedrá». Pero definitivamente, uno al que se le haya ido la olla pasa ahora mucho más desapercibido por la calle gracias a las nuevas tecnologías. No son todos los que están… pero están todos los que son. Y “sin en cambio” se mueve, que diría uno que conozco.

ADS (Antes del smarphone) cuando uno se acercaba a la boca un objeto más o menos cuadrangular y plano, los que nacimos hace algunos años interpretábamos, sin lugar a dudas, que se estaba comiendo una tostada, o quizás un pan untado con nocilla o tulipán. DDS (Después del smarphone) las posibilidades se han ampliado. Puede el sujeto estar comiéndose una tostada… pero, sobre todo, puede estar hablando por el teléfono mandando audios de wasap. ¡Tócate la nariz!

ADS (Antes de… eso), cuando alguien caminaba por la calle cabizbajo, hasta el punto de casi ser atropellado por algún coche al cruzar despistado la calle, estaba claro que estaba sufriendo una pasajera depresión. Seguramente había sido abandonado por la novia o el novio, y ello provocaba esa actitud de que el mundo se le acababa de venir encima. DDS (Después de… eso) ya no se sabe quién está pasando un mal trago, o quién (la opción más común) se está inhibiendo del mundo voluntaria y estúpidamente, ha renunciado a la realidad que tiene en frente y ahora tiene una visión de ella a través de una pantalla de 6 pulgadas y la aplicación correspondiente (autismo smarphónico se llama la cosa). Las estadísticas de atropellos de peatones se han incrementado absurdamente en los últimos años. Pero ¿Sabes qué te digo? Que se lo tienen ganado, como los buenos el cielo.

ADS, mientras caminábamos por la calle, perfectamente podía acercársenos un señor y hacernos una sencilla pregunta: “Por favor, ¿tiene hora?”. Entonces tú sacudías la muñeca izquierda y por debajo de la manga salía un aparatillo con agujas y números, y contestabas: “La una y cuarto”. DDS ya nadie pregunta la hora, es más, ya nadie lleva en la muñeca esos aparatillos con agujas y números que creo recordar que eran llamados relojes. A cambio estamos sincronizados al segundo con el satélite que toque, que ya me dirán para qué coño. ¿Para saber en qué hora, minuto y segundo nos ha leído nuestro amigo Manolo el wasap que le hemos enviado con un vídeo de gatitos?

ADS, cuando queríamos saber qué tiempo iba a hacer, mirábamos al cielo. Si estaba despejado, lo más seguro era que no lloviera. Si estaba negro lo más seguro era que lloviera. Como mucho veías la previsión del hombre del tiempo en el telediario, que tenía el encanto de que la mitad de las veces se equivocaba y la otra mitad no acertaba. DDS, sabemos cuántas gotas van a caer en según qué minuto del día en un área máxima de 10 centímetros cuadrados de la geografía patria. Luego se nos olvida el paraguas aunque se anuncie lluvia a mares.

ADS, en definitiva, usábamos el teléfono para contactar con alguien, para comunicarnos. DDS estamos constantemente conectados por 25 satélites a la vez… pero no somos capaces de mantener una conversación medianamente inteligente. Somos cada vez menos capaces de comunicarnos.

ADS éramos felices… o no. DDS nos hemos vuelto sencillamente gilipollas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.