UNA PROPUESTA

Tengo la tonta intuición de que cuando pase toda esta pesadilla del Covid-19 (y su puta madre) llegará un momento en que ya no sean necesarios estos incómodos apéndices filtrantes respiratorios que conocemos con el nombre de mascarillas. Para entonces, y como a todos, excepto a los negacionistas, se nos habrán puesto las orejas de soplillo, propongo que alguna mente preclara invente un sistema con corchetes (uno en la oreja y otro en la cara) para devolver nuestras orejas a su sitio original. Se agradecería.

Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .