PENSAMIENTO DEL DÍA (Del día en que me pasé con la Mahou)

Durante este año de encierros varios, confinamientos y cuarentenas, puedo asegurar que la relación entre mi sofá y un servidor ha generado una nueva definición de simbiosis. Se trata de una relación mutuamente beneficiosa. (Al menos para mí. Habría que preguntar al sofá qué opina) En esta relación ya no se distingue dónde acaba mi costillar y donde empiezan las traviesas del sofá.

Esta entrada fue publicada en Pensamiento del día. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .