LAS “TONTÁS” DE LA TELE VI. MONOGRÁFICO “ESOS DÍAS”

Me sorprende que en ninguna de las cinco entregas anteriores de Las “tontás” de la tele haya hablado de uno de los temas estrella de la publicidad, de un producto… de “tontá” recurrente: Las compresas y los tampones.

Así que aquí va un breve monográfico.

¡Vaya! Desde que tengo uso de razón, desde hace un huevo de tiempo veo comerciales en la tele sobre el asunto de la menstruación, bueno, de cómo usando el producto anunciado, la regla pasa a ser… no más que una tablilla alargada y numerada, separada por centímetros, o una bucólica semana de diversión. Porque de la otra… una ya ni se acuerda.

Atrás quedaron las reticencias religiosas (no en todos los lares, tristemente) en las que cuando una mujer estaba… en esos días… era fuente de impureza. Consigna alimentada por hombres que huelen a “hombres” y presumen de zurraspas en los gayumbos. Pero eso es otro tema a tratar más adelante.

Recuerdo con cierta nostalgia aquellos anuncios en los que Guillermina Motta, tras colocarse el producto en cuestión, podía montar a caballo, tirarse por una barandilla… ¡Qué tiempos!

Al igual que la imprenta, este invento supuso un hito histórico. No tan publicitado como aquella, pero hito al fin y al cabo.

Desde entonces hay que reconocer que el tono de este tipo de comerciales ha subido exponencialmente en “lelismo” y “frikifelicidad”, tanto, que no comprendo cómo algunas mujeres pueden llegar a quejarse de este periódico y doloroso evento sangriento porque, a la vista está, son los días de mayor felicidad, de mayor actividad, de mayor “saltimbanquismo” de las señoras. Las mujeres, con una compresa o un tampón puesto, se vuelven hiperactivas, frenéticas, delirantemente dinámicas. Mucho más que el resto del mes ¡dónde va a parar!

Como que intuyo (y si me equivoco que me corrijan) que todas ellas están esperando impacientes que lleguen esos días, bendición del cielo, y los que son realmente malos son los otros en los que no tienen la regla.

Un día, glorioso día, para continuar en la línea de “estoyactivaporqueestoyenesosdías”, como a las aves, a las compresas les salieron alas. Esto no hizo sino acentuar las ganas de hacer cosas mientras se tenía la regla. Este avance tecnológico propició que a partir de aquel momento proliferaran los chichis voladores e independientes. Un paso más hacia la libertad en el más metafísico sentido de la misma.

“Sin en cambio” hay que reconocer que el avance tecnológico más importante al respecto, el summum de la “tontá” compresil es que ahora las compresas…

¡ABSORBEN INCLUSO ESTANDO BOCABAJO!

¡Tócate los cojones!

Y ahí tenemos a nuestras sufridas señoras que ya pueden caminar haciendo el pino, con lo útil que es eso, hacer puenting o mecerse en un trapecio colgadas de las piernas. Incluso ser volteadas impunemente por un bailarín que lo mismo las tiene cabeza arriba que cabeza abajo.

Hay tantos y tantos anuncios frikis sobre este asunto que cuesta trabajo quedarse con uno en concreto.

Y del periodo fértil de las féminas, plenos de satisfactorias y periódicas semanas con periodo, pasamos, por mor del paso del tiempo, a las postmenopáusicas compresas… para absorber las infames, aunque inevitables pérdidas de orina. Y la publicidad que nos sigue mostrando a señoras a las que se le escapa el pis… pero completamente felices y activas. Activas de actividad frenética (se ve que es lo que te toca por ser mujer) y activas de actividad sexual. “Solo yo sé que lo llevo” Bueno, tú y, a la que te desbragues, tu partenair.

Si analizamos el asunto con cierta perspectiva resulta que la mujer usa:

Pañales en la infancia…

Compresas y tampones durante más de media vida…

Y más pañales después…

¡Qué suerte que he nacido hombre! Soy un ser básico, corto de entendederas, gañán, insensible y todo eso, pero lo más incómodo que nos puede llegar a pasar es que tengamos que afeitarnos todos los días. Nada que ver con las mujeres, condenadas de por vida a portar un apósito absorbente en sus intimidades.

CONTINUARÁ… SI ESO…

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .