COPLAS DE EDELMRO PÁEZ A SU AMIGA MARUJA, LA TRAGONA

COPLAS DE EDELMIRO PÁEZ A SU AMIGA MARUJA, LA TRAGONA

 

(No siempre la más turbadora es la masturbadora.  Pero a veces sí.)

 

 

 

Tan bella como la aurora,

dulce, como almíbar eres.

Entre todas las mujeres

eres la más turbadora.

En las rotondas ofreces

amor a precio de saldo.

Eres, del amor, heraldo

de secretas redondeces.

Tan puta como señora.

Tan señora como puta.

Aunque seas un poco bruta

eres la masturbadora.

Cuando me siento perdido

tú mis problemas atajas.

¿Quieres que te haga una pa…tila?

me dices, quedo, al oído.

Y entonces tu experta mano

sin lazos, sin ataduras,

endulza mis amarguras

y disfruto como enano.

Por todo esto te alabo

aunque te alabe en secreto.

Sabes que he de ser discreto,

pues los asuntos del ra… amor

es mejor no menearlos

más de lo ya meneado.

Que lo pasado es pasado

no vayamos a liarlo.

Pues sería una pesadilla

que alguien con el cuento fuera

de manera traicionera

a Paquita, mi costilla.

Así que entre tú y yo

este negocio se queda.

No levantemos la veda

y a nadie más compliquemos,

que, llegados a este extremo,

 esto importa solo a dos,

no sea que la caguemos.

Esta entrada fue publicada en Poemas con mucha sensibilidad. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.