LAS “TONTÁS” DE LA TELE X (Por lo menos)

La televisión y la radio, y dentro de ellas el maravilloso mundillo de la publicidad, siguen siendo una fuente inagotable de gilipolleces, a nada que analice uno los spots, comerciales, anuncios, o como cojones queramos llamarlos, con una mentalidad crítica. En mi caso igual podría decirse que con cierta saña y ganas de hacer daño; pero no lo diré para que no se me encasille, que le cuelgan a uno el sambenito y luego no hay quien se lo sacuda.

Aunque pueda parecer, por mi supuesta inquina, que me paso las horas muertas mirando la televisión (Tiví para los modernos) o escuchando la radio (reidio para los modernos) debo reconocer que no es así. Sólo es necesario pasar diez minutos delante de la caja tonta o a la escucha de la mini-caja tonta (radio)  para “cazar” alguna perla que chirríe al oído o la vista del televidente/radioyente medio (medio gilipollas “quiecir”, como puede ser mi caso).

Ahí va ese anuncio, creo que este es de radio (reidio para los… eso) en el que se produce el siguiente diálogo (no es del todo literal debido a mi falta de gigas cerebrales o de la memoria ram de mis neuronas, que ya están hechas unos zorros, pero valga como ejemplo):

—Cariño —dice él—, ¿qué haces mirando el ordenador?

(En el anuncio no se concreta ninguna hora para la conversación, porque imagínate que son las tres de la mañana y “cariño” está metida en un chat de sexo, tecleando con una mano, y la otra metida por debajo de la bragafaja haciendo vete tú a saber qué. En ese caso huelga la pregunta por lo evidente de la respuesta. En fin, continúo que me voy por los cerros de Úbeda)

—Pues aquí —contesta “cariño” con voz de evidencia— mirando alarmas.

(La respuesta podría valernos; tiene un pase. Lo que ya desata la coña es la nueva pregunta de él)

—¿Y eso?

(Tócate los huevos. Se merece una respuesta del tipo “Eso… es un aparato que pita cuando te entran a robar, ¿no te jode?) Y es que —mensaje para los ínclitos publicistas— se deberían evitar este tipo de posibles malentendidos en los spots, ¿no os parece? Que no llevan sino a confusión.

 

Hay otro anuncio que me tiene algo soliviantado. Es ese en el que intentan vendernos… ¡Coño, que no lo sé!… un seguro o algo parecido. Veréis:

Sale un dedo tocando un piano y un padre que dice algo así como “Deja de tocar el piano, que se va a romper…” ¿Os situáis? Pues ese.

A continuación, sale una niña, que estoy seguro que vestida y peinada como una niña normal pasaría totalmente desapercibida e incluso podría hasta ser mona. Pero… señores publicistas ¿cómo me caracterizan a la infante, como si fuera la hija pequeña de la familia Monster, o una de las niñas de la película de “El resplandor”…?

No sé a vosotros, pero a mí… me dan escalofríos al ver a esa niña. Fíjate si me saca de situación que llevo un rato pensando en el anuncio y no consigo recordar qué narices es lo que están anunciando. Solo tengo en mente la cara de la niña y los pelos de la espalda erizados, como escarpias.

Señores publicistaaaas, Error. Error grave. Si un servidor, como español medio (medio gilipollas como servidor, que ya ha quedado dicho), piensa esto… ¿Están ustedes seguros de que el mensaje llegará a calar entre el resto del público?

 

En alguna ocasión he hablado de la publicidad de cierta clase de chocolatinas. No insistáis que no voy a decir el nombre (Si acaso, una difícil pista para que solo los cerebros avezados lo averigüen: El nombre empieza por Kin- y acaba por –der. Pero no diré más que luego me acusan de ponéroslo fácil y yo lo que quiero es que ejercitéis la mente)

Bueno, últimamente sale uno en la tele que… ¡joder! se pasa de ñoñopasteloso. Una niña pequeña superguapísima y supertiernísima, manteniendo una conversación quasi estúpida con el ñoñolelo de su padre, anunciando los güevos de la marca. A mí ya me tienen hasta los mismos.

No es hablar de partes del anuncio que sean criticables; es que es el anuncio entero… Que no. Que no conectan con los niños españoles, bastante más cafres, menos ñoños, ya entes ibéricos en formación, con toda la mala follá que eso supone, y con un Smartphone en una mano y un sol y sombra en la otra (aunque sean niños pequeñitos).

 

¿Y los anuncios de bancos? Nos cuentan unas películas metafisicoides que no se las cree… ni la puta que los parió a todos. Debates profundísimos, entrevistas personales y súperguays de la muette. Pues anda que no les falta, a los bancos, “quiecir”, para que nos creamos semejantes mentirijotas. Diecisiete vidas enteras una detrás de la otra. De sobras sabemos lo usureros que son, han sido y, me temo que siempre serán como para que nos vengan ahora con esos mensajes de humanitarismo con los que tratan de camelarnos. ¡Se vayan a la mierda! que decía el poeta. Tú deja de pagar la hipoteca (hijoputeca para los amigos) y verás los mensajes trascendentales que te mandan.

 

Ahora que estamos en navidad, sí, no me miréis así porque noviembre, hoy en día, es ya navidad, comenzarán a proliferar los comerciales típicos de la época, colonias, juguetes, turrones, regalos, la lotería… pero como de esos ya tengo hecho algún que otro reporte, los dejaremos estar, a no ser, eso sí, que vea alguna gilipollez flagrante, que no hay que descartar nada. En ese caso volveré a mi vocación de trovador frustrado para poneros al día de las novedades.

 

BRICONSEJO DEL DÍA: Cambia la Televisión (tiví para…) Por un buen libro, que esos no tienen publicidad.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a LAS “TONTÁS” DE LA TELE X (Por lo menos)

  1. Jajajajaja, es buenísimo, madre mía como me he reído y que cierto por favor, que vergüenza de anuncios patéticos.

    Abrazos.

  2. Reblogueó esto en POESÍA JAPONESA DE ELFICAROSA.y comentado:
    Si queréis reiros un buen rato leed este post, con los tiempos que corren unas buenas risas, son impagables.

    Besos de luz.

  3. JM Vanjav dijo:

    Los que hacen los diálogos para los anuncios no llegas ni a bloguero de tercera como pueda yo serlo. Y encima hacen campañas del producto que son secuelas peores que la anterior. Ya no estoy al día, porque mi Led es básicamente un monitor para series y peliculas, pero recuerdo una campaña de Mercedes como para escoger a cualquiera de la competencia. Y los musicales del Banco Santander para aborrecer ese género.
    Saludos y gracias por esos indescriptibles recuerdos tan afines a la caja tonta 😁🖐🏼

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .