ENTENDER EL DEPORTE MODERNO

El ser humano, el ibérico en particular, nunca deja de evolucionar. Si empleo el término evolucionar quiero suponer que el cambio que se produce es para ir a mejor y no al contrario.

Pero eso es la teoría.

La práctica nos demuestra que esta “evolución” (ahora lo entrecomillo porque comienzo a dudar) parece llevarnos al summun de LA GILIPOLLEZ  DEPORTIVA, así en mayúsculas.

Antiguamente, hablo de la era a.d.s. (Antes Del Smartphone), época inimaginable para la gente joven, en la que no existía el wasap, el concepto de hacer deporte englobaba las muchas modalidades de este a las que la población tenía acceso. Así si íbamos a correr, decíamos “Voy a correr”, si íbamos a andar decíamos “Voy a andar”, si montábamos en bici decíamos “Voy a montar en bici”.  Ya sé que no es fácil de asimilar… pero éramos así de complicados ¿Qué le vamos a hacer?

Ahora, si sales a hacer deporte, de la modalidad que sea, con una camiseta de algodón, unos pantalones cortos, así sin más, y unas zapatillas con calcetines blancos… todos te miran raro, supongo que como el Cro-magnon, homínido más avanzado, miraba a los Neardenthales que coexistieron con él.

Los romanos ya decían aquello de “Mens sana in corpore sano” y no se paraban en otras mariconadas. Y hasta no hace mucho tiempo la cosa venía siendo así.

No sé si se me entiende. Las cosas parecían más sencillas, o quizás más simples porque nosotros éramos unos simples y porque todavía no se había implantado el Decathlon en nuestro país. Para los no ibéricos, Decathlon es el nombre de una cadena de supermercados, proveniente del país vecino Francia, especializados en el deporte. Incluso en inventarse deportes y, por supuesto, en la venta de las equipaciones y achiperres necesitados para practicar estos deportes. Incluso los que se inventan.

Ahora, si se nos ocurre la fatal idea de salir a correr, lo primero que tenemos que hacer es determinar si lo que vamos a hacer es running, footing, trecking o cualquiera de los cientos de modalidades cuyo nombre termina en -ing. (que a mí running me sigue sonando a ir a cazar ranas por muy bien que me lo pinten), pero es que además, que no se nos ocurra salir si no es con el equipamiento adecuado, a saber, zapatillas… de running o las específicas de la modalidad que se pretenda practicar. Importantísimo, vital, especificar si eres pronador o supinador y cuántos centímetros de longitud tiene tu almorrana, por aquello de contrarrestar su oscilación al correr. Pantalón ajustado o maillot con el que enseñas las canillas dependiendo de cuál sea la longitud de la prenda e importante, marques elevación o depresión. Camiseta técnica de colores fosforescentes, que abriga pero transpira. Calcetines anti tirones de los llegan por debajo de las rodillas, no se conoce cosa más fina y elegante, que vamos por ahí pareciendo escolapias. Funda para llevar el móvil en el brazo (o mochila si es un Smartphone de los nuevos, grandes como carpetas): Bolsita con sales minerales, portabidón con bidón de agua, portabidón con bidón de bebida isotónica, gorra o, se está poniendo de moda últimamente, pañuelo pirata a la cabeza. Cinta a la frente para que recoja el sudor… Antes decíamos “la sudó” y nos la quitábamos con el dorso de la mano. Por supuesto, eso de taparte una fosa nasal y expeler por la otra los humores nasales, ya no se puede hacer, más que nada porque no existe verbo terminado en -ing que quede bien para ello. ¿Moquing? ¿Ves cómo no?.

Sales a correr a lo mejor solo quince minutos, pero te pertrechas de cojones.

Y lo mismo ocurre con cualquier modalidad de deporte que queramos practicar.

Ya no puedo ir a andar al campo, ahora tengo que hacer… senderismo o más profesionalmente, trecking.

Si el paseo se va a alargar un poco estaremos haciendo… travesía.

Rafting si quieres tirarte por el río con una balsa de goma.

Skating si se trata de deslizarle sobre ruedas pequeñas (Aquí existen una gran variedad de artilugios para ello)

Puenting si… ¡Coño! Por mucho que me quieran convencer no creo que tirarse de un puente sea un deporte.

Y si ya se te ocurre ir a un gimnasio, ni por asomo lo llames así, ahora hay que decir Gym (yim), te cagas con la cantidad de tontás que puedes practicar en la infinidad de máquinas infernales que hay en el recinto, todas ellas acabadas en -ing. Menos sentiding comunning, hay de todo.

Cycling, swimming, spinning, dancing, boxing …

Normalmente te atenderá un figurín, macho o hembra, completamente enlycrado, que mirará de forma indolente tu barriga cervecera. Total, para apuntarse, pagar una pasta por todo el trimestre, ir el primer día… y mandarlo todo a tomar por culo.

¡Una mierda todo, oiga!

¿O será signo inequívoco de que me voy haciendo mayor?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ENTENDER EL DEPORTE MODERNO

  1. torpeyvago dijo:

    Yo me quedo a hacer tresilling y blancogasing simultáneamente. Luego saldré a andar, como dices, con los pantaloncitos y camiseta de algodón —construcciones Ruipérez, carnicería López & hijos, carpintería La Maru, bar El bocata— y el -ing que se lo queden los anglorteras y se lo metan por… bueno, eso. Y cuando termine, a compensar y recuperar sales con más tresilling y más blancogasing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.