POEMA DE EDELMIRO PÁEZ A SU AMIGA MARUJA, LA TRAGONA

(No siempre la más turbadora es la masturbadora.  Pero a veces sí.)

Tan bella como la aurora,

dulce, como almíbar eres.

Entre todas las mujeres

eres la más turbadora.

.

En las rotondas ofreces

amor a precio de saldo.

Eres , del amor, heraldo

de secretas redondeces.

.

Tan puta como señora.

Tan señora como puta.

Aunque seas un poco bruta

eres la masturbadora.

.

Cuando me siento perdido

tú mis problemas atajas.

¿Quieres que te haga una pa… reverencia?

me dices, quedo, al oído.

.

Y entonces tu experta mano

sin lazos, sin ataduras,

endulza mis amarguras

y disfruto como enano.

.

Por todo esto te alabo

aunque te alabe en secreto.

Sabes que he de ser discreto,

pues los asuntos del ra… amor

.

es mejor no menearlos

más de lo ya meneado.

Que lo pasado es pasado

no vayamos a liarlo.

.

Pues sería una pesadilla

que alguien con el cuento fuera

de manera traicionera

a Paquita, mi costilla.

.

Así que entre tú y yo

este negocio se queda.

No levantemos la veda

y a nadie más compliquemos,

que llegados a este extremo,

 esto importa solo a dos,

no sea que la caguemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas con mucha sensibilidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.