CANCIÓN DEL PIRATA

Publiqué en este blog esta sentida poesía allá por el año 2012.

Como podéis comprobar, la conclusión de la misma era de lo más ibérica, es decir, llena de resignación porque en este país de bandoleros hubo un tiempo en que era políticamente correcto robar a manos llenas y nadie pisaba el trullo ni siquiera para visitar a algún inquilino. Nuestros vecinos portugueses cantarían fados por ello. Nosotros inventamos chistes con cierto gracejo pero un trasfondo de amargura.

Pasado el tiempo observo con razonable optimismo (tampoco nos pasemos, que la sentencia no ha sido tan grave) cómo, mira tú quién lo iba a imaginar, algunos de los modernos tempranillos comienzan a pasar por la picota. Quizás con condenas algo tibias, pero están pasando por la picota.

Así que, como prueba de que quizás, a lo mejor, es posible, quien sabe si, ojalá, a ver si hay suerte, quiera el cielo que … este país está cambiando, reblogueo el poema y añado al final (versión 2018 2.0) un sonoro y esperanzado…

¡ME LA ENVAINO!

(Ya solo nos falta ganar a Portugal esta noche para que la felicidad sea casi completa)

Buen fin de semana a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

 

CANCIÓN DEL PIRATA

 

Con diez informes por barba

y ciento más “pa” ver si cuela

el que quiere se consuela

justificando al pillín.

Aquel pirata al que llaman

por su jeta “el elegido”

en España conocido

como Iñaki Urdangarín.

Como héroe de novela

arregló buen casamiento

si otra cosa digo, miento,

todo es cierto, no una ful.

Al  principio todo fue

como de princesas, cuento;

ni una queja, ni un lamento

e Iñaki el príncipe azul.

Pero mira tú que don demonio

que en todo quiere enredar

le ofreció oportunidad

de ensanchar su patrimonio.

Y no fue por avaricia,

no se me entienda al revés.

Es que la prole aumentaba

y  no llegaba a fin de mes.

Entonces cayó en la cuenta

que siendo grande de España

hasta el más tonto hace una caña.

Y aprendió a poner las manos

con las palmas hacia arriba,

a llenarse  la barriga

y  a pasarse por el ano

al resto de españolitos,

fueran moros o cristianos.

Sin racismos ¡no se diga!

Pero ¡date! llegó el día

que por ser tan solidario

con su familia indigente

se desmadró hincando el diente

y salió en los noticiarios,

en la prensa, en las revistas,

el number one de las listas

de los programas de radio.

Pero que nadie esté triste

ni se me alarme ninguno

que en este país, ningún tuno

prueba en la celda el alpiste

ni reintegra lo robado.

Anda y Váyase usted a la mierda

que colorín colorado

antes del desayuno

nos habremos olvidado

de lo que nos rapiñó este tuno.

Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CANCIÓN DEL PIRATA

  1. torpeyvago dijo:

    ¡Toooooma, Espronceda!
    Ahí es nada, un cuento de principes y piratas ahorrativo. Ahorrativo al menos en personajes, donde has hecho un carreful 2×1, ¡oooole, maestro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .