CONTRA EL VICIO DEL FORNICIO

EDELMIRO CONTRA EL JOPUX

 

El Jopux, fiel a su máxima “Contra el vicio del fornicio”, intentará doblegar la voluntad descarriada de Edelmiro Páez y llevarle de nuevo al recto sendero de la moralidad y la virtud, como Dios manda.

Hombre básico, sencillo y buena gente, su única falta es que le gustan mucho el morapio y  las faldas, es decir, levantar las faldas… y después lo que surja. No es culpa suya, es la madre Naturaleza que le ha creado así, con instinto de cazador, cual si de un ibérico ancestro de Atapuerca se tratara. Donde pone el ojo… pone la po. . .   bala. La bala, la bala.

A cada desliz él mismo hace examen de conciencia y acto de contrición, renovando el propósito de no volver a caer en la tentación, no por él mismo, sino por respeto a su querida Paquita, su compañera, su costilla, su sufriente esposa.

Pero cuando de sus dos cabezas toma el mando la calva, la que no tiene ojos ni boca ni nada… entonces, sin poder evitarlo, como le ocurre a los sufridos licántropos al influjo de la luna llena, se convierte en un depredador que actúa por instinto, y sale en busca de… ¡¡¡¡¡Tocino!!!!!

Como el hombre no goza de especiales encantos que puedan facilitar el juego del apareamiento con las hembras receptivas (Es ibérico, bajito, peludo y de labia y conocimiento  atorados) no le queda más remedio que aplacar sus fuegos viscerales previo pago, haciendo expediciones rotondiles que con el tiempo ha llegado a controlar experimentadamente. Alguna amistad ha llegado a cultivar gracias a esta, digamos, afición. Prueba de ello es la confianza que ha llegado a adquirir con su amiga Maruja, la tragona.

Y si queréis saber más de Edelmiro…

¡¡¡¡¡ SOS LEÍS EL TOCHO !!!!!      (¡Os leéis el libro!)

EDELMIRO CONTRA EL JOPUX

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a CONTRA EL VICIO DEL FORNICIO

  1. antoncaes dijo:

    La jodienda no tienen enmienda y cuando las ganas de follar aprietan ni el culo de la vecina se respeta, así que es fácil de entender al gañan de Edelmiro par diez que lo que no es de compartir que un macho típico hispanis haya de satisfacer sus más bajos intintos ¿o los instintos de sus bajos? es igual, pppf.

  2. torpeyvago dijo:

    Vamos a ver. El hecho de que sea moralmente deleznable no implica que tenga que venir una autoridad moral a decirte lo que debes o no hacer. Porque ¿quién ha autorizado a la autoridad autorización para auditarme moralmente? Y esta disyuntiva es la que da muuuucho juego en esta novela QUE TIENES QUE LEERTE YA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s