HABLAR DEL TIEMPO

Siempre hemos asociado esta frase a momentos en los que no se sabía de qué hablar o no había mucho que decir. Es típica la situación de dos vecinos de bloque, que apenas se tratan,  que coinciden bajando en el ascensor. Espacios personales invadidos, incomodidad, estabilidades violentadas… Es un momento que siempre se acaba salvando con un

     —Pueeeees parece que va a llover hoy (Valen también, “Vaya frío que está haciendo” o “Qué calor más insoportable… !

Frases al que nuestro estresado interlocutor se agarra como a un clavo ardiendo.

     -Pues sí. Y he escuchado que vamos a tener unas mínimas de cero bajo cero. Ya nos podemos preparar para lo peor.

Y lo peor es volver a coincidir al día siguiente con el mismo vecino en el mismo ascensor…¡y tener que volver a hablar de lo mismo!

Al menos esta forzada conversación da pie a terminar el trayecto del elevador salvando una situación psicológica violenta, cuanto menos.

De siempre hemos considerado este hecho como algo normal.

Lo que ya no es normal es lo que pasa ahora.

Ya no se habla del tiempo por no tener otro tema de conversación, es que ahora, el tiempo, ha pasado a ser un tema de conversación principal.

     —¡Joder! Hoy el termómetro del coche me ha marcado…¡ cuatro grados bajo cero!

     -¡Haaaaala, tíiiiooooo!

     —Pues mi sensor de lluvia indicaba tres litros por metro cuadrado ¡Manda huevos!

     -Pues yo he tenido que frenar ¡Y casi derrapo un poco!

Hablar del tiempo se ha convertido, hoy en día, en algo capital, de primera necesidad como el pan, la leche o los condones. Bueno, los condones no.

Es por ello, que en los telediarios, donde antes se reservaban un par de minutos para hablar de borrascas y temperaturas delante de un mapa y no acertar nunca con las previsiones, ahora la sección meteorológica se ha desgajado en un programa independiente, con un/una presentador/presentadora, que nos avasallan con términos meteorológicos  y nos dejan una visión apocalíptica de lo que va a ocurrir al día siguiente y en los días sucesivos.

Se han acuñado expresiones acordes con la parafernalia que se nos muestra visualmente (mapas interactivos que se suceden sin parar ante nuestra vista y un/una locutor/locutora gesticulante, pasando las manos sobre las líneas de isobaras, como si estuvieran en pleno conjuro): “Tren de borrascas”, “Ciclogénesis explosiva”, “Fenómenos costeros”, “Viento fuerza cinco”, “Cota de nieve”, “Ola de frío siberiana”, “Ola de calor sahariana”, “Inversión térmica”, “calima”, “bajas presiones”, “altas presiones”…, pero todo dicho con tanto énfasis, que nos están poniendo ya la cabeza loca con tanta gilipollez. Y nos hacen salir acojonados a la calle a la mañana siguiente, por si nos cayera algún chuzo de punta, y no perder ripio del termómetro del coche para comprobar cuándo se llegan a cumplir las predicciones.

De todas formas ¿Qué más da? Si el día que nieva nos pillan en la carretera a medio Madrid saliendo de fin de semana y nos pasamos doce horas atascados entre la nieve.

Hace ya cuatro o cinco años que llevo en invierno las cadenas en el coche porque… si de repente nos sorprende una nevada yendo a comprar al Mercadona… al menos que me pille preparado. Pero la verdad, la verdad, es que aun las tengo con el precinto porque no las he usado en la puñetera vida. Y el día que las necesite… en fin, el día que las necesite, dejaré el coche en la cuneta y me las piraré andando, que será lo más rápido.

¿Que va a hacer frío en invierno? ¡Pues claro! como siempre.

¿Qué va a hacer calor en verano? Lo raro sería lo contrario ¿no?

¿Que si llueve en primavera nos mojaremos.? ¿A ti qué te parece?

¿Que en otoño se van a caer las hojas de los árboles? Ole precisión de previsión.

Y a´mí, que me gusta inventar palabras, como quien no quiere la cosa, se me ocurre que ¿Qué palabra saldría de mezclar “gilipollas” y “tiempo”?

¡Sí señor!                               ¡EL GILITIEMPO!

¡Hala! todos a hablar del tiempo, del atmosférico, de la rasca, el viruji, la torradera o el diluvio.

 ¿Nos estamos volviendo tontos o qué?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a HABLAR DEL TIEMPO

  1. Jejeje vaya nombre te has inventado!! Saludos

  2. chus dijo:

    A mi me gusta mucho cuando dicen “cielo enmarañado”, queda muy finolis en una conversación, da a uno aire de intelectual.

    Por cierto, que ya sabía yo que te conocía de algo 🙂

  3. Jajaja y lo socorrido que es !!!

  4. Lord Alce dijo:

    Lo cierto es que la introducción de términos tan científicos en las secciones meteorológicas de las noticias dan a estas insulsas conversaciones un toque muy, pero que muy elevado culturalmente. ¿Que no?

  5. periko523 dijo:

    TIENES TODA LA RAZON, ME PARTO PERO EL ASUNTO ES ASÍ

  6. marguimargui dijo:

    Por esto me compre un bajo, soy borde? Si. No quiero que me anuncien que me voy a helar de frío. Que no me chapeen cuando voy con mis cascos… Ya, soy una borde ya

  7. Poli Impelli dijo:

    Yo creí que este “fenómeno” del habla meteorológica no ocurría en todos lados. Viendo que es un mal mundial, te mando otro término que escucho aquí, en el culo del mundo: “hoy es un día petiñoso”. (Traducción: reflejo de un sol tenue entre nubes otoñales, no muy oscuras ni que anuncian tormentas, y que te obliga a entornar los ojos si no llevas gafas. Ojo: no confundir con “si salgo a la calle sin gafas, me quedo ciego”; eso sería pleno verano, no un “día petiñoso”. Este es el ÚNICO motivo por el cual uno tiene tantas arrugas, ya ves… arrugando el ceño y la cara entera por culpa de los días petiñosos). ¡A lo que hemos llegado!
    Por cierto… hoy nos estamos asfixiando, 50º de sensación térmica. Voy al 3°B. ¿Tu a qué piso subes? 😛

    • cmacarro dijo:

      Gracias por la aportación. No lo había escuchado nunca. 50????? Madre mía. Perdone, yo me subo por la escalera, ja,ja,ja

      • Poli Impelli dijo:

        Y en el norte aún más. Esto es “leve” porque estoy en el centro del país. No hay escalera que valga, sólo piensas: “ya va a pasar, ya va a pasar. Ya llegará el otoño…” jajajaja.

  8. antoncaes dijo:

    Tu con tus tontunas como siempre, para que veamos lo que son las cosas, hace unos días cayo aquí una corda de agua e iba un campesino labrando con una yunta de mulas y se lo mojo una mula y la otro no, eso si que es un gilitiempo y lo demás son nubes y claros con posibilidad de lloviznas. 🙂

  9. Qué bueno! La próxima vez que me crucé con alguien en el ascensor le diré: hablamos del gilitiempo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s