RITUAL DE APAREAMIENTO DEL MACHO Y LA HEMBRA IBÉRICOS: EL AVISTAMIENTO.

UN REPORTAJE DE NEISIONAL YOGRAFIC

Cae la tarde en la sabana y las siluetas de las alimañas que pululan por ella comienzan a recortarse al contraluz…

Que nooooo… que no estamos en la sabanaaaa… que estamos en una ciudad de la periferia de Madrid…¡Ayyynss que os lo creéis “toooooo”!

Neisional Yografic advierte de que lo que aquí se describe a continuación puede contener escenas duras y descarnadas, como la naturaleza misma, pero que pueden herir las sensibilidades del público en general, y que son divulgadas únicamente en aras del interés científico.

Comienzo de nuevo el reportaje.

Lentamente cae la tarde en la plaza mayor de la citada ciudad dormitorio. Es sábado y eso se nota en el aumento de la afluencia de individuos e individuas de la especie humana (subespecie ibérica) a la misma, punto tradicional de encuentro, donde provenientes de los distintos ecosistemas de la ciudad se agrupan cientos de especímenes en busca del líquido elemento con el que saciar la sed de toda la semana. Al igual que los ñus acuden cada tarde a beber al río, las litronas rulan con inusitada rapidez entre los sedientos individuos. Machos y hembras ibéricos comienzan entonces, bajo el influjo del brebaje embriagador, el ritual de apareamiento que de una forma u otra se ha seguido siempre generación tras generación para perpetuar la especie.

Este ancestral protocolo podemos dividirlo en varias fases teniendo en cuenta la forma en que reiterativamente se produce. A saber, Avistamiento, persecución, acoso y derribo y monta o cópula propiamente dicha.

El avistamiento

El avistamiento es considerado por los expertos como la fase que inicia el cortejo sexual del macho sobre la hembra, sin pretender decir que el orden haya de ser siempre el mismo. Además, quizás debido a las radiaciones que emiten los teléfonos moviles, quizás por alguna otra oscura razón, los roles sexuales hoy en día son totalmente intercambiables y flexibles, con todas las variantes posibles: Chico conoce chica, chica conoce chico, chico conoce chico, chica conoce chica, chico conoce cabra, chica ya ni conoce porque se ha pasado con la cerveza…

Yo me aventuraría a decir que antes incluso de que el avistamiento se produzca, es necesario que se manifiesten en el cuerpo del macho o de la hembra ibéricos una serie de cambios hormonales significativos, cambios que agudizan los sentidos que en un futuro lo más cercano posible les acaben llevando a conseguir su objetivo final.

Una vez el macho ibérico se encuentra en las condiciones hormonales óptimas, con los entresijos revueltos, es cuando se inicia el avistamiento propiamente dicho. En realidad es cuando se muestra receptivo a cualquier estímulo externo que probablemente en otro momento le hubiera pasado desapercibido, camuflado entre el grueso de la manada soltando eructos tras dar un trago a la Mahou, riendo con risa estridente o embobado ante cualquier cosa sorprendente que le vida le pone ante sus ojos (léase “furbo” o “sárvame”).

El macho ibérico levanta la cabeza por encima de los otros miembros de su especie que integran el grupo étnico (amigos) en busca de algo que le llame la atención y que, de momento, es incapaz de racionalizar.

Está pues, al acecho.

Es entonces cuando el macho ibérico sale a la caza de cualquier hembra que se mueva en su radio de acción. Podríamos incluso asegurar que salvo que no haya abundancia de hembras que le obliguen a tener que elegir, el macho no es excesivamente selectivo. Dispara a toda la que se mueve, a discreción, siempre que reciba de ella su señal, un sutil aroma a sardina arenque (son las feromonas femeninas) que hace que el macho desconecte del mundo exterior, corriendo extremo peligro de ser atacado por sus depredadores, y concentre su atención en una sola cosa: Esa que estás pensando.

La naturaleza obra pues con la sabiduría que la genética ha instaurado en ella tras cientos, miles, quizás millones de intentos que acabaron en fracaso. Es la evolución de las especies, ya apuntada por Darwin.

En el ecosistema de la plaza los diferentes grupos de individuos e individuas comienzan a interactuar empujados por la fuerza de las feromonas y, todo hay que decirlo, envalentonados por el brebaje enardecedor o litrona de Mahou o Steinburg (marca blanca de Mercadona) si la cosa está jodidilla.

Fascinante por lo aparatoso es escuchar el canto del macho cuando avista a una hembra para llamar su atención:

—¡CAGÜEN ROS CORDERAAAAAA! ¡TECOMERÍAHASTALAGOMALASBRAGAAAS!

Semejante despliegue sonoro capta de inmediato la atención de la hembra, que hasta entonces ha permanecido ajena al interés que está mostrando por ella el macho ibérico, bien hablando por el móvil o simplemente cohabitando con otras hembras, las del grupo donde en ese momento se encuentra, científicamente llamado “amigas”.

La hembra entra de lleno en el juego del cortejo de apareamiento, pero no respondiendo al macho como cabría esperar, sino ignorándolo para hacerse la interesante. En petit comité, para que el macho no se percate de la jugada, emite unos sigilosos sonidos que son recibidos por las otras hembras que la acompañan con una serie de risitas contenidas.

-¡Mira que es gilipollas el gañán ese! ¿Pero qué coño se habrá creído? ¿Que soy una oveja?

El macho, con la vista concentrada plenamente en su objetivo, observa como la hembra hace gestos con sus congéneres, pero debido a la distancia no es capaz de identificar los sonidos que salen de su boca.

Cada vez más seguro de sí mismo el macho acaba interpretando la actitud de la hembra como una señal de admiración hacia su persona, lo cual le da pie para continuar con su estrategia. Entonces se acerca un poco más, a una distancia que raya en lo temerario y grita cogiéndose con las manos los ovoides apéndices a través del pantalón:

—SÍIIII. NO TE HAGAS LA ESTRECHA QUE ES A TI, JAMONAAAAAA. ¡QUE ME ESTÁS PONIENDO MU VERRACOOOOOO!

La hembra, continuando con su actitud inicial, da la espalda al macho y junto con las otras hembras (o amigas) se marcha justo en dirección contraria. No parece haber quedado satisfecha con el despliegue animal del macho ibérico y parece no considerarlo un candidato ideal para la cópula.

Al macho, que cada vez está más cerca, le parece escuchar un sonoro:

– ¡Gilip-pollas!

Pero, incapaz de interpretarlo tal y como ha sonado en realidad, quiere entender algo así como

-Ven y cógeme si puedeeeeees ¡Tío buenooooo! ¡Macizooooo! ¡Hombretóooooon!

 

 PERSECUCIÓN Y ACOSO

LA MONTA O CÓPULA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a RITUAL DE APAREAMIENTO DEL MACHO Y LA HEMBRA IBÉRICOS: EL AVISTAMIENTO.

  1. sadire dijo:

    Me da a mi que este macho no pasa del avistamiento en algunos años….a no ser que coincida con otra hembra descarrilada, perdida de su manada debido a demasiada sed

  2. antoncaes dijo:

    Jajajajaja. Desde aquí al otro lado de la extensa sabana (Pais) Me huele a hostia segura (entiéndase patada en los atributos masculinos) O sea se patada en lo webos y a cascarla por ahí caso que levante cabeza después del encontronazo. Jajajajaja. Si es que el macho es mucho macho pero muuuu tonto para entender idiomas. :D:D:D

  3. torpeyvago dijo:

    El hermano homo suido ataca de nuevo, que diría el grande entre grandes Félix. En la naturaleza no hay amigos, pera lo peor es que haya amigas en vez de rolletes.

  4. Lord Alce dijo:

    Es evidente que esto hay que leerlo con la música de El hombre y la tierra de fondo.
    Chanchan-chachachán-chanchán-chachachán. Tututitututi-tututi-tututi…

  5. Esto es algo así como la berrea no?
    Que se los vaya cogiendo bien nuestro amigo, porque me parece que la van a dar…..
    Saludos ¡

  6. Pingback: RITUAL DE APAREAMIENTO DE LA HEMBRA Y MACHO IBÉRICOS: LA MONTA O CÓPULA. | borderline

  7. Pingback: RITUAL DE APAREAMIENTO DE LA HEMBRA Y EL MACHO IBÉRICOS: PERSECUCIÓN Y ACOSO | borderline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s