BUSCANDO LA INSPIRACIÓN

Sábado. Media tarde. Me había quedado traspuesto en el sofá después de comer y me he despertado un tanto amodorrado. ¡Joder! Si no habrá sido ni media horita… Sin embargo, por la puerta de la terraza veo que hay bastante oscuridad en la calle ¡Qué raro! Maquinalmente miro el reloj que marca… ¿Las ocho de la tarde? ¡Madre mía! Me acabo de echar una siesta ¡De cinco horas! ¡C´est incroyable!

Ningún ruido en casa. Creo que estoy solo. Sí, mi familia me ha abandonado como a un perro. Recuerdo a mi costilla proponiéndome ir a tomar café a casa de su madre. Supongo que me habrá visto tan dormidito que habrá pensado que debo estar muy cansado y me ha dejado seguir durmiendo. No, no ha sido como un perro, ¡Qué alivio! ¡Qué buena y qué considerada es esta mujer mía, vaya! No me apetecía lo más mínimo verle el careto a esa bruja.

Y ya que estoy espabilado y sobre todo solo ¿Por qué no aprovecho y escribo una entrada para mi blog que últimamente lo tengo muy abandonado? ¿Qué mejor ambiente que el silencio de la casa para inspirarme y escribir algo rompedor?

Mientras me preparo un café voy dándole vueltas a la mollera buscando un tema interesante sobre el que dar la murga… pero no se me ocurre nada.

Bueno, me tomo el café y seguro que delante de un documento de Word en blanco la inspiración fluye como manantial cantarín.

¡Qué raro! No sé sobre qué escribir. Llevo ya diez minutos frente a la pantalla y lo único que he escrito es xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx y ha sido el rato que me he quedado mirando al infinito con la mano apoyada sobre el teclado.

Media hora. Joder, esto no es normal ¿Es que no hay un puto tema original sobre el que pueda hablar?

Pero ¿De qué?

Me doy una vuelta por la cocina y corto un trozo de chorizo que me aprieto con dos buenos trozos de pan. ¡Qué rico está todo lo que sube el colesterol! El pan estaba un poquito seco y se me ha quedado atascado en el gañote. Lleno un vaso con agua para pasar el atasco. Sin embargo, cuando apenas he mojado los labios se me ocurre ¿Por qué no? pasar el mal trago con una Mahou fresquita. ¡Qué rica! Me la bebo entera y me llevo otra al lado del ordenador. Quizás la pequeña dosis de alcohol que lleva la bebida me inspire para escribir algo.

¡Nada! Me bebo la segunda Mahou y me voy a por una tercera.

Me he sorprendido escribiendo que mi jefe es un hijoputa, pero eso no es literatura, creo. Lo borro.

Apuro la tercera cerveza y acerco la cabeza a la pantalla del  portátil. Pierdo momentáneamente el equilibrio, serán las luces de la pantalla que me han desestabilizado, y embisto al ordenador, que se levanta de patas con el teclado hacia arriba. Pero sigo sin saber de qué escribir.

Llevo ya dos horas, doce Mahous y siete pises. Debo estar pillando la gripe o algo porque siento la cabeza embotada. Me tomo un paracetamol con otra Mahou. Joder, me estoy mareando… ¿A ver si no va a ser gripe y va a ser un coágulo en el cerebro? Para pasar la aprensión me voy al frigo a por una cerveza pero no tomo más porque se me han acabado y no tengo cuerpo para bajar a los chinos a por más. Sin duda el virus que se está apoderando de mi cuerpo. Miro en el mueble bar, todo sea por encontrar la inspiración, y encuentro media botella de ron. También me vale.

No se me ocurre ni una puta línea ¡Vaya mierda de hobby! lingotazo, no sé por qué se me ocurriría abrir un blog, lingotazo, qué mal me encuentro, lingotazo, la rabia me embarga y pulso con fuerza una tecla, lingotazo, qué raro, juraría que mi dedo índice antes no se doblaba hacia delante,  qué pena de vida, lingot… ¡Mierda se me ha acabado también el ron! Pero no me siento bien para levantarme del sofá y me duele el dedo. Si acaso me voy a tumbar un poquito a ver si se me pasa este ataque de gripe.

Abro los ojos y veo el techo del salón. Me duele la cabeza. Debo haber vomitado porque hay tropezones de chorizo por todo el sofá, por el suelo, por el teclado… Me sigue doliendo el puto dedo y lo tengo gordo como el as de bastos. Miro el reloj ¡Las cinco de la mañana! Mi mujer ya debe estar en la cama, pero esta vez ha pasado de mí y me ha dejado abandonado en el sofá ¿A que resulta que no va a ser tan buena como me pensaba?

Y el ordenador mirándome con cara de cabronzuelo, que parece que se está descojonando de que hoy… no he conseguido escribir nada ¡Y encima me voy a tener que ir a urgencias porque el dedo se me está poniendo negro!.

¡Puñetera inspiración!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a BUSCANDO LA INSPIRACIÓN

  1. 😂😂😂😂😂😂

  2. antoncaes dijo:

    Jajajaja. La rebelión de las maquinas nos echan en manos del alcohol esto no es serio, cuando quieren jodernos, nos joden hasta los dedos. 😉

  3. torpeyvago dijo:

    Si es que he empezado con una sonrisa y he acabado riéndome a diente suelto…
    Como consejo a escritores noveles. Perdón, quicir a noveles escritores… a escritores noveles en los vicios, que el alcohol es enemigo de la conducción, del arte y del sexo. Y a aquellos que dicen que hay artistas que vivieron empapados en etanol —o en otras sustancias «afectadoras del celebro»— que se imaginen a aquellos artistas pletóricos: ¿Cuánto más no hubiesen hecho… y mejor?
    PS.- El deporte es parecido al alcohol. Por eso no lo hago. Claro, que tiene sus consecuencias: Colesterol alto y almorranas bajas. ¡Culo «cuadrao», muévete!

    • cmacarro dijo:

      Ja,ja,ja. El alcohol inspira ¡Vaya que sí! Aunque sea para hacer una siesta inspiradora. ¿Colesterol y almorranas? Me parece un gran título para una novela policiaca.

      • torpeyvago dijo:

        Como no me puedo estar calladito y tenía que responder a este comentario, le ruego a usarced, maestro, que tenga a bien pasarse esta noche a la hora de la cena, o después, o cuando a su señoría le parezca, por mi humilde blog. —Creo que la hora programada es las 20:00, pero pueden ser las 21:00, que soy un poco torpe para estas cosas.—

      • cmacarro dijo:

        Me pasaré. Abrazos

  4. Pingback: Desafío I: Colesterol y almorranas | Historias malditas, malditas historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s