PEQUEÑO CATÁLOGO DE PERSONAJES IBÉRICOS: Los viejos del banco.

En esta peculiar tierra que hemos dado en llamar Ep-paña, quizás por la dureza de la misma, tierra de mujeres y hombres recios, quizás porque es un país al que cuando nació le faltó el oxígeno, quizás por otras circunstancias imposibles de determinar, surgen unos personajes a cada cual más exclusivo, más característico, más… especiales.

La intensa fragancia conocida como “The Deep Spain eau de toilette” impregna de cuando en cuando el ambiente que nos rodea y nos llega a embriagar y a entontecer de tal forma que somos incapaces de ver determinados comportamientos como anormales que son y acabamos conviviendo con especímenes que conforman el tipismo hispánico transformándose acto seguido en personajes tópicos que intentaremos describir en este sexudo estudio (No me mires así, he puesto sexudo con X porque hago el estudio porque me sale de los … ya te puedes imaginar).

LOS VIEJOS DEL BANCO

No. No es que en el banco (el de los dineros) jubilen a la gente muy tarde y esté lleno de viejos trabajando, que eso es más bien al revés, que a los cuarenta y cinco años en muchos casos ya los han largado con una pensión que pagamos el resto de los paganini (Una logia compuesta por los gilipollas que pagamos). Es que en cualquier calle de cualquier ciudad de nuestra madre patria es muy común encontrar, allí donde el ayuntamiento ha plantado un banco (de los de sentarse) un grupo de personas mayores (viejos) que esperan pacientemente a la parca echando amasados escupitajos en el suelo.

Si es invierno buscando el solecito, si es verano buscando la fresca.

No hablan mucho. A estas alturas lo tienen dicho casi todo. Si acaso un poco de fútbol, o de la novela que ve la parienta después de comer y de la que ellos no se pierden ripio aunque sea de reojo, de cuánto corrupto hay en este país, que qué falta nos haría otra guerra para saber lo que es bueno y dejarnos de tantas pamplinas, que nos estamos poniendo muy melindrosos, aunque esto lo dicen con la boca pequeña porque ellos sí que saben lo que es sufrir las consecuencias de una guerra, el hambre en punzadas dolorosas, el odio, la incultura y el sometimiento, la mezquindad del que somete cuando somete…

Eso sí, el tema de los médicos, las enfermeras, los hospitales y los consultorios, dolores, dolencias, enfermedades y síntomas… ese no puede faltar. Y pastillas… muchas pastillas de todos los colores. Todos tienen para regalar. Cada cual, como en los chistes de españoles, franceses y americanos, siempre tiene algo más que ofrecer, lo suyo lo más grande, lo peor, lo más doloroso. Vivir en ese rango de edad en que la muerte está bastante más cerca que el nacimiento les hace tenerla siempre presente y asumirla aunque les joda tener que irse.

Y hablando de enfermedades, hace días que echan de menos al Braulio. No baja. ¿Estará con la hija en Segovia o se habrá ido ya al otro barrio? Mira que la última vez que estuvo tenía muy mala cara, que estaba totalmente amarillo y se quejaba de no sé qué dolor en la visícula… Tanto mejor para él que ha dejado de sufrir. A ver si tenemos suerte y nos lleva pronto a nosotros también, aunque a la hora de la verdad se alegren de que sea otro el elegido y no ellos.

¿Y los nietos? Qué poquito los veo que mi yerno ya no se fía de mi Mari para cuidarlos porque ya estamos muy torpes…

Por cierto, que mañana vamos a ir a una tienda nueva que han abierto en el barrio de al lado ¡Regalan camisetas! O bollitos… o un mechero… ¿Qué más da? Mientras lo que den lo den de balde?

Y como las monedas de esa máquina tragaperras que movía varias plataformas y las hacían caer en cascada, allí están ellos, cerca del borde viendo pasar la última etapa de la vida, esperando que cualquier día…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a PEQUEÑO CATÁLOGO DE PERSONAJES IBÉRICOS: Los viejos del banco.

  1. marguimargui dijo:

    Vida que sin haberla vivido, no tendrían que contar, vida que ya pasó y solo se quedó a la espera…

    • cmacarro dijo:

      Vida pronta a terminar
      pues tras una larga espera
      a la parca traicionera
      el sufrir va a terminar.

      • marguimargui dijo:

        Parca que por las puertas pasa, jugando a las tres en raya.

      • cmacarro dijo:

        Caprichosa e implacable,
        la parca no tiene credo.
        Te señala con el dedo
        y con su afilado sable
        te une pronta a sus mesnadas
        de errantes almas en pena,
        irresistible cadena
        tras la que no hallarás nada.

      • marguimargui dijo:

        No vayas tú a pensar que jo siquiera sonríe, ni una mirada, ni un ven que te abrigue.
        No sangras con su guadaña, que ni latir deja la muy zorra cuando pasa

  2. torpeyvago dijo:

    Duro destino el de los españoles. La crisis nos robó las obras a las que asomarnos para sentarnos en bancos distintos a los que nos robaron las obras… y donde sentarnos.
    PS.- ¡Vaya dos poetas que «sos» habéis juntado! Me habéis dejado los pelos como si me los hubiese frotado con la pastilla azul.

    • cmacarro dijo:

      Por mi parte yo te digo
      que rimar no es poesía
      y claro como luz de día
      mis versos valen un higo
      No obstante de bien nacido
      y me precio como tal
      a pesar de escribir mal
      es estarte agradecido
      por tan amables palabras
      que sonrojaron mi tez
      pues no es arte, sino hez
      olorosa hez de cabra.

  3. torpeyvago dijo:

    Esta me la guardo para apuntármela en la carpeta, como si aún fuese adolescente con flequillo,
    PS.- No me aparece el botón para darle al «me gusta» en tus mensajes y en los de nuestra buena poetisa Marguimargui.

    • cmacarro dijo:

      En los De Marguimargui no digo nada, pero en los míos es que no puede existir ese botón. En todo caso debería haber un botón de “Vete a cagar”, “corta ya el rollo” o cosas por el estilo…

      • torpeyvago dijo:

        Bueno, al menos debería existir el renferiano —quizá actualmente adifiano—: «Váyase usted a cagar a la vía», que incluso para insultar no conviene perder la educación 😀

  4. Qué serían las plazas sin sus abuelos!, hablando de todo y de nada. Imprescindibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s