LA PRIMERA VEZ

El mundo es ahora de color de rosa. -Piensa ella totalmente satisfecha dejando escapar una lágrima de felicidad- ¡Aaaaaay! Ahora sí estoy completa verdaderamente. Tanto que si muriera en este mismo momento no echaría en falta al mundo, porque ahora sí he vivido la felicidad plena.

Ella le mira tiernamente. Él duerme. Bajo la delicada sábana de seda adivina su apolínea figura, la dureza de su musculatura que hace tan solo unos minutos ha sentido entre sus piernas, incansable, colmándola de placeres, transportándola al paraíso, donde aún se encuentra y de donde nunca más querría irse.

Él, duerme ajeno a su mirada amorosa. Se agita un tanto, como si en sueños presintiera tanto amor. Se ha dejado vencer por el sueño agotado, vacío, roto, con la satisfacción de haberlo dado todo. Ahora el guerrero reposa y su dama sigue pendiente del menor movimiento, admirándole, volviéndole a desear, queriendo que la vuelva loca una vez más.

Ella alarga un brazo y le acaricia el pelo que todavía luce alborotado tras la batalla.

Él murmura algo ininteligible.

Ella supone que se encuentra en sus sueños.

Él vuelve a agitarse bajo las sábanas.

Ella, quiere sentir su piel bajo su mano una vez más. Suspira cuando sus dedos vuelven a acariciar su pecho, duro a pesar de encontrarse completamente relajado.

Él gime y estira las piernas. No es consciente pero de alguna manera siente el roce de su mano.

Ella comienza a excitarse cuando acaricia de nuevo su espalda sudorosa.

Él encoge las piernas.

Ella se acerca desnuda a su espalda y se acopla a él, restregándole su sexo que comienza de nuevo a humedecerse. Por delante sus manos vuelven a acariciar su objeto de deseo, que empieza a endurecerse a pesar de que aún duerme.

Él se echa hacia atrás sintiéndola intensamente.

Ella tiembla de deseo.

Él siente que algo se le escapa sin remedio.

Ella le muerde la nuca.

Él se sitúa en ese estado que hay entre la vigilia y el sueño sin poder evitar que su cuerpo reaccione ante el ataque de ella.

Un sonido  estridente rasga el silencio de la habitación.

Bajo la sábana ella lagrimea visiblemente afectada bajo el influjo de… de…

­- ¡Hijo de puta! ¿Pues no se ha tirado un cuesco en mi tripa?

¡A tomar por culo la magia!

Él vuelve a dormirse profundamente aliviado.

Ella le da la espalda pensando que los cuentos de príncipes azules son todos una burda mentira.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a LA PRIMERA VEZ

  1. icástico dijo:

    Estando Cándido de por medio no hay príncipe azul que valga. Esto es el paraíso del anti-héroe.

  2. Valeria dijo:

    Jajajahhaj, puro amor…

  3. etarrago dijo:

    ¿Existen? me refiero a los principes azules … y las que muerden la nuca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s