MENSAJES DEL MÁS ALLÁ. CAPÍTULO 5

Quedó paralizada por el terror. Incapaz de reaccionar, de pie, en medio de la habitación,  pero temblando de pies a cabeza.

De nuevo un soplo de aire helado le acarició el rostro y agitó sus cabellos.

La vela se apagó y la habitación volvió a quedar a oscuras.

Del estado de shock en que se encontraba la sacó un patético y lastimero gemido que sonó, eso le pareció a ella, a escasos centímetros de su oído, aunque también hubiera jurado que salía de todos los rincones de la habitación.

Nunca supo cómo consiguió finalmente reaccionar.

En un momento en que pudo recuperar el dominio de sus músculos, con el bolso en una mano y el móvil en la otra, Marga salió de la habitación como alma que lleva el diablo.

A medida que cruzaba el corredor a toda velocidad todas las puertas del resto de las habitaciones de arriba se abrían y cerraban una y otra vez, con violentos portazos.

Lanzada en su loca carrera cada golpe hacía a Marga ir más deprisa.

Prácticamente de un salto se plantó en el primer escalón de bajada, pero éste,  seriamente dañado  por la carcoma y los años crujió y acabó quebrándose con el peso de su cuerpo. Marga hundió su pierna hasta la rodilla, pero ciega de terror, con la mente completamente ofuscada  la sacó de inmediato de aquella imprevista trampa, impulsándola hacia arriba sin importarle, sin darse cuenta más bien, de que una de las astillas del peldaño roto, una considerable,  se le había clavado abriéndole una herida, que probablemente sería muy dolorosa en otras circunstancias, pero que la adrenalina se encargaba de sedar.

Al contrario que hacía unos minutos,  abajo el salón se veía oscuro, como si se hubiera apagado la lumbre que iluminaba la escalera.

A pesar de la casi completa oscuridad que reinaba en la estancia, desde la mitad de la escalera ya abierta al piso de abajo, Marga vio un brillo a la altura del techo. De repente, la gran mesa de madera, que se encontraba flotando en el aire, cayó al suelo causando un terrible estruendo.

Marga, saturada como estaba de acontecimientos sin lógica simplemente  constató el hecho sin plantearse nada más.

Nada en aquella casa y en aquel momento respondía a la sensatez. Todo resultaba aterradoramente absurdo.

Aún con la pierna sangrando profusamente  siguió bajando de dos en dos los escalones. Poco le preocupaban si se rompían o no y,  al pasar frente a la chimenea, observó que estaba apagada. Pero al volver la vista mientras pasaba a su lado no vio rescoldos y cenizas que justificaran que el fuego que había visto al  subir a las habitaciones se hubiera consumido.

La leña se apilaba intacta en el interior de la misma

Ya nada le sorprendía. Solamente era capaz de acumular terror.

Con su mente rayando la locura, completamente  despavorida  y sin tiempo para andar buscando explicaciones giró hacia el pasillo que conducía a la salida. Tropezó con una silla, rodó y se levantó con un resorte en las piernas mientras corría a lo largo del pasillo.

Faltaban escasos metros para alcanzar la puerta de la calle y pudo ver su sombra oscilante reflejada en ella.

Agarró con fuerza el pomo de la pesada puerta pero, antes de tirar hacia atrás, sintió un impulso irracional que le obligó a detenerse y a volver la cabeza.

El fuego volvía a arder al fondo, en el salón y ahora con mucha más viveza que antes pues quedaba todo el salón iluminado…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a MENSAJES DEL MÁS ALLÁ. CAPÍTULO 5

  1. torpeyvago dijo:

    ¡Menuda huida! ¡Acongojante! Vamos, que tengo los congojes de corbata.
    Y continuamos para bingo…

  2. antoncaes dijo:

    Me has puesto los pelos del cogote que he levantado la cabeza y me los he clavado en la nuca. y cojeando que va uno para mas inri. 😉

  3. Junior dijo:

    La veda que miedo, por Dios 🙂 .
    Ap. No se si te enteraste, claro que asustado es normal ajajja. Aqui tienes y te deseo mucha suerte https://juniorprimero.wordpress.com/2016/08/01/solo-teneis-que-votar-premio-pero-que-bonito-es-mi-blog/

  4. Pingback: MENSAJES DEL MÁS ALLÁ. CAPÍTULO 6 | borderline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s