DREAMS ?

 

 

Marta se agitaba voluptuosamente en la cama en ese estado entre el sueño y la vigilia en el que nada es lo que parece y todos los pensamientos se mueven entre lo real y lo fantástico, cuando la voluntad no es más que una palabra sin sentido que no tiene si quiera una mínima consistencia para refrenar al instinto.

Durante el día era más que capaz de relegar sus impulsos a zonas recónditas de su cerebro donde estos no consiguieran incordiarla. El trabajo de la casa, los niños, la oficina… todos juntos y cada uno de ellos por sí mismos eran buenas excusas para evitar pensar en lo que no debía de pensar.

Pero su cuerpo y el fuego que acumulaba en lo más escondido de su mente se rebelaban cada vez con más frecuencia durante sus agitadas noches.

Y es que desde que el cabrón de Antonio, su exmarido, les abandonó, cegado por el brillo de una melena más rubia y más joven, sin mochilas familiares ni mayores complicaciones que una estridente risa insulsa y aprender de cuando en cuando un nuevo paso de salsa, Marta no había tenido ni oportunidad ni tiempo para pensar en sí misma. Todos sus recursos materiales y humanos habían ido dirigidos a evitar que la nave familiar, con un boquete en la misma línea de flotación y una vía de agua terrible, acabara hundiéndose en las profundidades del océano de la desolación.

Pero lo reconociera o no, todavía era una mujer con necesidades que satisfacer.

Una vuelta, otra, otra…

Definitivamente no conseguía relajarse lo suficiente como para poder dormir.

El día había sido demasiado intenso, lleno de problemas que ir solucionando sobre la marcha uno tras otro y no había tenido, como acostumbraba, unos minutos de relax en el sofá mirando la tele sin verla, un período de descompresión antes de irse a la cama, que le predispusiera al descanso reparador. Los niños dormían en sus habitaciones hacía ya un buen rato.

Entonces había recordado que en un tarro de cristal que había en uno de los armarios altos de la cocina, Antonio solía tener siempre un poco de marihuana. Ella no solía fumar cuando su exmarido le ofrecía pero esa noche tenía tal tensión emocional que sabía que no iba a poder dormirse sin ayuda, y se levantó para ir a la cocina. A pesar de que no tenía esperanza de que el bote aún continuara en el armario pues hacía ya varios meses que Antonio se había marchado de casa, allí estaba, y lleno hasta la mitad de una maraña de hierba seca, junto a un paquete de Fortuna y un librillo grande de papelillos de fumar.

Marta se lio como pudo el porro, pues carecía por completo de experiencia, y salió a la terraza a fumárselo.  Aún hacía algo de fresco. Dio varias caladas profundas y tosió, habitualmente no fumaba. Comenzó a sentir el efecto apenas unos minutos después de encenderlo, dejó de sentir frío mientras que le invadía la sensación de que su mente comenzaba a despegarse de su cuerpo. Se tambaleó un poco y se le doblaron las rodillas. Ni siquiera llegó a acabarlo porque el cosquilleo que sentía cada vez con más intensidad en el entrecejo, justo encima de la nariz, le alertó de que para un cuerpo nada acostumbrado a la marihuana ya era más que suficiente dosis. Apagó el cigarro y se metió en la casa con una mueca que era lo más parecido a la risa tonta. Bostezó sonoramente mientras se dirigía de vuelta a la habitación, se golpeó el hombro con el marco de la puerta aunque no sintió dolor. ¡Joder! Estaba más afectada de lo que  había imaginado! Sí, la droga estaba surtiendo el efecto deseado y se encontraba relajada, extraordinariamente relajada. Se metería en la cama… y mañana sería otro día.

Le vio cuando se sentó en la cama para descalzarse de las zapatillas de estar por casa. Acostado al otro lado, moreno, hermoso, tapado solo hasta la cintura, mostrando un musculoso torso desnudo, mirándola y sonriendo con una sonrisa encantadora de dientes blancos y boca jugosa, había aparecido de la nada. Pero, debía de ser consecuencia de la marihuana, Marta, sorprendentemente, ni se asustó ni se extrañó de encontrarse un adonis así en su cama. Una especie de vacío en el estómago le avisaba de que otras partes del cuerpo ya olvidadas comenzaban a desperezarse y a sentir fluir la vida en su interior.

… CONTINUARÁ …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos medianos. Guarda el enlace permanente.

32 respuestas a DREAMS ?

  1. Para cuándo dices que era la segunda parte?
    Ahora? Ahora? Ahora?

  2. Temo el desenlace, todavía no se si relajarme y disfrutar o andar en tensión por si se reparte algún zasca, contigo nunca se sabe. Yo también ansío el siguiente capítulo.😀

  3. lurda55 dijo:

    Mira que tienes imaginación!!!, vete a saber por dónde vas a salir.
    PD.- he empezado tus libros. concretamente el del señor en el retrete: bueno, bueno, qué historias…la de la playa, total, total.Buen finde.

  4. Valeria dijo:

    Mmm…, me gusta el camino que coge…

  5. antoncaes dijo:

    Te has liado con el título, no debería ser sueño si no alucinación (ya se lo que me vas a decir, que el que escribe eres tu y lo llamas como te sale de los cojones) Pero no hace falta ponerse así solo era una sugerencia. 😉

  6. Óscar dijo:

    Al final Marta acabará parafraseando a Juan Eulogio…

  7. icástico dijo:

    Estoy ansioso por ver cómo funciona esa maría y si tal me hago un solo de trompeta alucinante, también…

  8. torpeyvago dijo:

    No me entero: A ver, la tal Marta se pone calentorra y se lía con una tal Mari Juana, que a su vez se ha traído al propio que es dentista y que no sé porqué le está revisando la cama. He leído los comentarios y alguien dice que no, que es música y toca la trompeta. ¿Alguien me puede hacer un resumen ejecutivo?

  9. marguimargui dijo:

    Oye… Dime si me fumo un peta, me aparece un buenorro a quitarme las penas?
    Y estoy buscando papel ….

  10. Mientras escribes la segunda parte mándame un par de tarros de esos que hacen que un adonis así se te cuele en la cama.

  11. Muy sugerente, muy imaginativo, le leí entera con los finales alternativos. Me gustó mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s