JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING

 

Llega la semana santa, que como todo el mundo sabe, en España ni es semana… ni es santa y con ella Juan Eulogio, Paquita, su señora, Elyónatan, el nene mayor (el mayor pillo de todos) y la nena, Layésica, la pequeña y marisabidilla de la familia, ya aficionada a su temprana edad a enajenarse con Sálvame, el bochornoso, el famoso programa de televisión en todas sus estrafalarias variantes, van a probar una experiencia nueva en lo que a vacaciones se refiere:

¡Han alquilado un bungalow en un camping cerca de Alicante!

(A pesar de lo que a alguno se le ha pasado por la cabeza, influenciado por el recuerdo del un, dos tres, no, no se trata de Torrevieja)

¿Que por qué?

Pues ni ellos mismos lo saben. Siempre han visto esta forma de vacacionar desde el tópico punto de vista de la gran mayoría de la gente, es decir, siempre lo han considerado una forma muy arrastrada de pasar las vacaciones, sufriendo la caló… y la sudó…  y lag mogca… y log mogquito… a la vista de un montón de desconocidos, arrabaleros y mal encarados muertos de hambre, habitantes temporales de un camping… malcomiendo… malcagando… malfollando…

Pero hete aquí que Paquita ha hecho una amiga a través de una página de Facebook especializada en mujeres de mediana edad, tocaya suya, la amiga, no la página, casada con un tal Edelmiro Páez, la amiga, no la página, que vive en Segovia , la amiga… y que es campista de toda la vida. Lleva todo el invierno calentando la cabeza a Paquita sobre las bondades de hacer camping, lo bucólica que es la vida al aire libre, la de amistades que haces, lo que disfrutan los niños….

Y claro, tanto ha ido el cántaro a la fuente que al final a Paquita, la mujer de Juan Eulogio, le ha entrado el gusanillo arrastrado del campismo.

Siguiendo el consejo de su muy mejor nueva amiga virtual y apremiada por esta, por aquello de que las plazas en los bungalows de los campings vuelan rápido, reservó ya en enero, sin ni siquiera contar con el beneplácito de Juan Eulogio, un bungalow de cinco plazas para pasar los días de semana santa en familia en un camping cercano a la playa, en el Mediterráneo. Paquita y Edelmiro piensan aposentar sus reales en el mismo camping  y ambas Paquitas han planeado que es una buena ocasión para conocerse personalmente y dar un paso más en su incipiente amistad. Ya se sabe que ellas planean y ellos se dejan llevar.

Apenas a veinte días de las minivacaciones Paquita ha hecho partícipe a su costillo de la buena nueva. Por supuesto a Juan Eulogio no le ha parecido ni mucho menos mala la idea y ha aceptado de buen grado la decisión ya tomada por otra parte. Lo que no acaba de comprender, o al menos le causa cierto desasosiego es que si son cuatro de familia ¿Por qué el bungalow tiene que tener cinco plazas?

     —Son las que ofrece el camping. Ni más… ni menos.  –Se ha justificado Paquita sin llegar a ser demasiado convincente.

Y Juan Eulogio ha sospechado. Cinco plazas… cuatro ocupantes, cuatro ocupantes… ¿cinco plazas?

No. Definitivamente hay algo que no encaja al justo entender de Juan Eulogio.

Algo huele a podrido en Dinamarca.

Y como Paquita no ha querido seguir hablando, él ha preferido no seguir preguntando, no sea que se lleve en “to los morros” una respuesta que no tiene intención de oír. Quizás no mentando a la bicha…

Pero la imagen “sensual” de la cucaracha, su odiada suegra, la señá Virtudes en triquini y chancletas se le ha pasado fugaz, pero cabrona, por el magín provocándole un inquietante escalofrío que la ha empezado a la “alturalaslumbales” y le ha terminado en la nuca, dejándole una sensación gélida de soledad. Acompañada… pero soledad.

Como no se ha vuelto a hablar del asunto en casa, durante los siguientes días, tanto Paquita como Juan Eulogio han evitado el tema, la familia ha encarado con mucha ilusión los preparativos para las vacaciones de semana santa. Las previsiones meteorológicas son imprevisibles, como cada año, y han de echar en la maleta desde el bañador, por si hace tan bueno que se pueden meter en la playa, hasta una chaqueta gordita por si al tiempo le da por refrescar y un chubasquero por si, como ocurre todas las semanas santas, al tiempo le da por diluviar.

Los nenes han hecho hueco en su maleta para meter la play a pesar de que sus padres les han comentado que en un camping no es necesario ese artilugio del malino, que allí se van a encontrar con un montón de niños de su edad y van a estar todo el día jugando a la interperie, como es de rigor en los nenes campistas.

En el equipaje han incluido, aconsejados por Paquita la segoviana, la… mujer de Edelmiro Páez, vamos. Digo que han incluido tres paquetes de 24 botes de Mahou. Paquita y Juan Eulogio han entendido que debe tratarse de una especie de bautismo campista y que el novato ha de invitar al resto del camping.

Porque si no… no se entiende. Al menos de momento, que todo se andará.

Así que a lo tonto… a lo tonto… llega el día D y la hora H, momento de la partida. La familia se pega el madrugón con alegría, esperanzados con la expectativa de pasar unas vacaciones diferentes y divertidas.

De repente… (Música de la peli de tiburón) suena el timbre de la casa.

     —¿Quién será a estas horas? –Se pregunta Juan Eulogio cada vez más escamado.- ¿Algún vecino, quizás, envidioso de oírles partir, que viene a quejarse del ruido que están haciendo?

Juan Eulogio escucha claramente el tic-tac del carrillón del salón (Calillón porque lo han comprado en un todo a un euro). Su rostro tiene un rictus de… de… ¿Sospecha?… ¿enfado?… ¿quizás asco por lo que de verdad presiente?

Por la puerta del salón hace su entrada Paquita con cara de buena persona, parpadeando picaronamente a Juan Eulogio, al que por encima de su cabeza se le ha instalado una nube negra de tormenta.

Y acto seguido… ¡Entra la cucaracha!

Juan Eulogio comprende de golpe que la aritmética es la aritmética y si el bungalow tiene cinco plazas…

Se gira hacia la pared al tiempo que se oye un siniestro rechinar de dientes mientras masculla:

     —¡Mierda de Paquita, que me la ha liado!… ¡Mierda de cucaracha, que se apunta a un bombardeo!… ¡Mierda… de vida!

 

Siguiente capítulo…

JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING II

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

43 respuestas a JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING

  1. Jsjajajajajajjajaja qué bonito ir de camping!!

  2. cuidarconcuidado dijo:

    Me encanta cómo escribes!!! También ir de camping ;p Jajajaja

  3. marguimargui dijo:

    Jajaha podía haber embarcado con ellos a mi Ailing jabshs que me está bombardeando con ir de camping, a dormir en tienda , buffff ni muerta

  4. Jajaja no se libra de la cucaracha ni con agua hirviendo. Yujuuu camping 😉

  5. icástico dijo:

    Has conseguido que odie a la cucaracha más que Juan Eulogio, es como un tatuaje, una pesadilla, una venganza…coño, cárgatela buenamente en algun episodio, joder, un achaque propio de su edad, algo natural, nada perverso…comprensible

  6. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING II (Con la colaboración estelar de Edelmiro Páez) | borderline

  7. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING III | borderline

  8. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. IV | borderline

  9. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. V | borderline

  10. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. VI | borderline

  11. srajumbo dijo:

    En esta casa hay una cosa que mi marido sabe que está completamente prohibida: Invitar a la suegra de vacaciones. Por ahí no paso!!!

  12. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. VII (Primera parte) | borderline

  13. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. VII (Segunda parte) | borderline

  14. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING. IX | borderline

  15. Pingback: JUAN EULOGIO Y FAMILIA… VAN DE CAMPING VIII | borderline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s