LA MANCHA (Cuarta parte y, de momento, última)

…Contó mentalmente hasta tres y con un resorte en las piernas salió disparado hacia el capot del coche. El salto había sido potente pero le faltaron unos centímetros para caer con los pies de lleno sobre el vehículo. El pie derecho se le escurrió hacia abajo lo que hizo que se diera un buen golpe con la rodilla en la arista del capot. El dolor fue intenso pero el pánico a caer en la mancha que ya rodeaba el vehículo le dio fuerzas para agarrarse al brazo del limpiaparabrisas y evitar así la caída, que hubiera sido mortal. Se mantuvo unos segundos pugnando por trepar y ponerse a salvo y tras muchos esfuerzos lo acabó consiguiendo. La rodilla le dolía lo indecible pero la adrenalina segregada por la angustiosa situación comenzó a sedarle poco a poco hasta dejar de sentir prácticamente los pinchazos que el tremendo golpe le había provocado.

En un extremo del parking, cuatro aterrorizados muchachos seguían con inquietud las evoluciones de Jordan, temiendo perderle en el líquido negro como estaban viendo que le ocurría a tanta gente. Afortunadamente el guardia se hallaba en plena forma y los chicos suspiraron con alivio al ver que había conseguido ponerse a salvo sobre uno de los coches aparcados.

Temporalmente repuesto, Jordan comenzó a saltar de coche en coche hasta que llegó al límite de la mancha que ahora parecía avanzar a menor velocidad. Saltó al suelo seco y corrió hacia el lugar donde se habían refugiado los chicos que se encontraban subidos al techo de su propio vehículo viendo la experiencia del guardia.

Tardó unos segundos en recuperar el resuello.

     —¡Joder! Me ha ido por un pelo. –Fue lo primero que dijo- ¿Pero qué narices era eso?

Miró al suelo donde rodaba un bote de cristal vacío que con seguridad había contenido hasta hacía unos minutos algún tipo de zumo.

Todos miraron maquinalmente hacia la zona donde había surgido la mancha. Esta se había detenido a unos diez metros de donde se encontraba el grupo y ahora comenzaba a retroceder, desapareciendo la oscuridad y retornando el suelo a su color original a medida que el siniestro fenómeno se replegaba hacia el lugar de donde inexplicablemente había surgido.

Jordan actuó impulsivamente sin darse tiempo a reflexionar. Cogió el bote de cristal que había en el suelo y salió corriendo en dirección a donde la mancha se encontraba en aquel momento, ya a mayor distancia que hacía unos segundos dado su retroceso. Los chicos le gritaron para que desistiera de lo que en su opinión no era más que una acción temeraria que acabaría en suicidio pero el guardia se detuvo al borde de la mancha, abrió el bote y con sumo cuidado de no tocar aquella sustancia consiguió llenar el recipiente con al menos un cuarto de litro de ella. Puso el tapón en seguida como si temiera que aquello tuviera la capacidad de actuar por su cuenta e intentara escapar de su prisión de cristal. En seguida volvió a reunirse con los cuatro muchachos por los que había decidido velar para que no resultaran dañados de algún modo por aquel inquietante peligro que ahora parecía alejarse de ellos.

Los rostros serios de los chicos y el propio guardia de seguridad daban fe a las claras de la situación de extrema tensión vivida. Contemplaban con extraña curiosidad aquella sustancia oleaginosa que se agitaba lentamente dentro del bote de zumo. No acertaban a encontrar alguna explicación lógica al fenómeno que acababan de contemplar y, lo que era más grave, se había llevado por delante a un montón de gente inocente, sin razón aparente. A lo largo y ancho del parking se repetían las mismas escenas de estupefacción por parte de los atónitos infelices que, aún en estado de shock solo eran conscientes de que acababan de ser testigos de un hecho cuanto menos delirante y en cierto modo fantasmagórico.

El humo de alguna barbacoa todavía se elevaba, como si nada hubiera ocurrido, al cielo que ya comenzaba a oscurecerse, pero ya no había comensales a su alrededor. El partido de la superbowl había quedado relegado a un segundo plano. De hecho ninguno de los allí presentes se acordaba lo más mínimo del evento deportivo y, pasados los primeros instantes de confusión, los conductores que habían aparcado en aquel parking, una vez que el suelo pareció haber cobrado su color y consistencia, pugnaban caóticamente por escapar de él, convirtiendo las salidas del mismo en un verdadero maremagnum circulatorio lleno de coches atascados y bocinas sonando frenéticamente..

En cualquier caso Jordan, tras reflexionar sobre el asunto, llegó a una inquietante conclusión:

     —Tengo la sensación de que, de alguna manera, si la mancha hubiera querido atraparme lo hubiera hecho con facilidad. Por alguna razón… no me ha querido, pero ¿atribuir voluntad a una cosa, a algo inmaterial? ¡Esto es de locos!

 

FIN… DE MOMENTO. TEXTO EN OBRAS

DISCULPEN LAS MOLESTIAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a LA MANCHA (Cuarta parte y, de momento, última)

  1. Óscar dijo:

    Fin de momento!? Espero que sea un momento corto, jajaja. No nos podemos quedar así!!

    • cmacarro dijo:

      En realidad es una pequeña parte (un borrador) de un proyecto bastante más grande que me traigo entre manos, pero al que no le he puesto todavía fecha. No quiero agobiarme con algo que me gusta. Siento la putada, pero espero tenerlo completo no tardando mucho.
      Responder

      • Óscar dijo:

        Bueno, pues a mí el borrador me gusta. Tranquilo, esperaremos la continuación pacientemente. Y mejor que no te agobies, no, porque si no te puede salir medio churro. Es preferible esperar

  2. Cómo que fin? pero bueno… di hasta luego que esto no debe terminar!!! besos feliz jueves.

    • cmacarro dijo:

      En realidad es una pequeña parte (un borrador) de un proyecto bastante más grande que me traigo entre manos, pero al que no le he puesto todavía fecha. No quiero agobiarme con algo que me gusta. Siento la putada, pero espero tenerlo completo no tardando mucho.

  3. marguimargui dijo:

    Seres de las tinieblas que se llevan nuestros cuerpos con sus almas….
    que miedo joder jajaja.
    ahhhh y no te digo que si así nos dejas jajajaja para que no me pegues la contestación jajajajaja
    besos pegajosos jajaja

  4. antoncaes dijo:

    Que mancha más guarra, menos mal que al final a echo borrón y cuenta nueva. Esperaremos el resto cuando todo este más claro. 😉

  5. cmacarro dijo:

    Ja,ja,ja. No cambio mi brazo por el éxito, que luego a ver cómo sujeto la lana para hacer ovillos.

  6. Veronica dijo:

    Te ha faltado el cartel, más esperanzador aún, que reza:
    ESTAMOS TRABAJANDO PARA UD.
    😀 😀 😀
    Que las musas ayuden a develar el misterio 😉

  7. Ya entiendo. Querías contemplar nuestras reacciones. ¡¡Para ti solo somos un experimento!! Estoy dolida, pero a la vez contenta porque sé que puede convertirse en algo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s