EL SENTIDO DEL HUMOR

De vez en cuando escribo un libro.

¡Joder!  Me acabo de recordar al niño ese rarito del sexto sentido: En ocasiones… eso.

Al principio tenía mis dudas respecto a la veracidad de esta pretenciosa afirmación. ¿Podría llamar libro a lo que hago? ¿Estoy facultado para llamarme escritor? ¿Es el egipcio un idioma inventao?

Después de darle muchas vueltas al asunto he concluido que sí, que de vez en cuando escribo un libro.

Técnicamente se trata de un libro, porque relleno con gilipolleces una serie de páginas en blanco, las numero y luego las uno (o amontono), le doy un título más o menos original, le pongo una portada y una contraportada (Uno en su pobreza hace lo que puede) y lo publico. Por ese particular puede colar, podemos llamarlo libro.

Otra cosa es que mi trabajo (O desparrame mental) sea razonablemente bueno o…  por el contrario sea una mierda como un capacho de grande. Pero nadie me puede negar que el resultado es algo parecido a un libro que he escrito yo con mis propios pies, es decir, soy escritor porque escribo o, como diría Descartes, Escribo… ergo soy escritor.

Cogido este razonamiento con un montón de pinzas paso al siguiente.

La gente (conocidos y allegados) en principio se asombra cuando se entera del hecho y con toda lógica pregunta: ¿Y sobre qué escribes?

Mi respuesta suele ser: Escribo… cosas de… humor (A ver, que esa es la intención y no quiero decir que lo consiga).

Es sobre esta palabra “HUMOR” que me dio por reflexionar el otro día.

Llevaba yo inoculadas mis cuatro o cinco Mahous after breakfast (después de desayunar quié icir) cuando me comenzó a picar… la curiosidad también, sobre el origen de la palabra humor o las expresiones de las que suele formar parte.

Fuentes bien informadas (Google I El Sabio) despejaron mi mente (es una forma de hablar porque con 5 Mahous nunca se llega a tener la mente totalmente despejadas).

Resulta que la palabra humor asociada a una actitud positiva y cachonda ante la vida proviene de la antigua Grecia.

Los griegos creían que la salud del ser humano se sustentaba en cuatro tipos diferentes de humores (fluidos corporales): La sangre (aire), La bilis amarilla (fuego), la bilis negra (tierra) y las flemas (agua). Si estos cuatro fluidos o humores se hallaban en equilibrio dentro del cuerpo se decía que esa persona “estaba de buen humor”.

La expresión se fue asociando  a un estado idílico de bienestar de la persona, que cuando tenía los humores bien compensados normalmente tenía ganas de reír, ¡vamos! Que ponía a la vida buena cara. Por ello, hacer humor acabó convirtiéndose en  hacer reír a alguien.

No me imagino yo a alguien con una brecha en la frente, perdiendo uno de los cuatro humores, la sangre, a borbotones, o a alguien echando el alma mezclada con las bilis tras una borrachera, o tener el pecho lleno de flemas (ahora conocidas como pollos o gargajos) feliz y contenta con la vida. Evidentemente los cuatro humores se habían descompensado y a la persona en cuestión le apetecía que le contaras un chiste o chascarrillo tanto como que le dieras una patada en el DVD (Aparato reproductor).

Es de destacar que los perros deben de tener los humores bastante descompensados. Si no ¿Qué sentido tiene la frase tener un humor de perros?

Se desconoce en qué momento de la historia a los cuatro humores clásicos se incorporó un nuevo humor en esta teoría médica, básicamente porque no era un humor interno sino algo proveniente del exterior. Me refiero a la leche.

Es por ello que entonces, en contraposición a “estar de buen humor” se estableció una nueva expresión “estar de mala leche” que viene a significar justamente lo contrario. Es decir, el quinto humor, la leche, anda descompensado.

Existen personas con los humores siempre equilibrados que no paran de decir gilipolleces (En psiquiatría se les conoce como “Los payasos del grupo”) siempre buscando la complacencia del resto porque no tienen personalidad ninguna (Deja de pensar en mí que te estoy leyendo el pensamiento que lo mío es porque de pequeño me llevé un ladrillazo en la cabeza)  y existen personas con un batiburrillo de humores, que nunca sonríen. Son siesas por naturaleza y exhiben en su cara un hachazo en lugar de una boca risueña.

Las almorranas son fuente siempre de mal humor. Ahora sí lo veo lógico, porque por el ano se les suele escapar de vez en cuando uno de los humores (sangre) desestabilizando el resto.

¿Qué te parece la entrada? ¿Absurda? ¡Pues claro! ¿Qué esperabas si la he incluido en la sección de revueltos mentales?  Pero ¿A que te has pasado un ratillo tonto entretenid@ esperando leer alguna cosa sensata?

Si esa es tu intención te aconsejo que cambies de blog.

QUE TENGÁIS BUENOS HUMORES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a EL SENTIDO DEL HUMOR

  1. Cómo será que siempre me pones de buen humor??

  2. cmacarro dijo:

    Soy uno de los afortunados que puede decir eso de “He visto la luz” ja,ja,ja

  3. Jajaja me encanta, porque el ladrillazo te dejo en la justa medida de la flema, de la sangre, de la bilis porque prefiero esto a ir en el metro y ver las caras de yogurt cortado, agrio, insípido, como lechuguinos que arrastran la preocupación y la pena. ME ENCANTA porque como comercial llevo la sonrisa cada día como una prenda más y la regalo porque es gratis, mientras que tengo un callo en la cabeza de escuchar NOES de gente amargada, simplemente NO CAMBIES NUNCA.

  4. antoncaes dijo:

    Jajajaja absurda, irónica, pero con cierto toque de realidad, lo que la hace más interesante. 🙂

  5. Óscar dijo:

    Yo no recibí ladrillazo en la cabeza, así que me decanto por lo de no tener personalidad. Te parece bien? Lo que tú me digas. Un abrazo

  6. icástico dijo:

    Absurdo total, Tip y Coll también lo eran, o Faemino y Cansado, así que persevera. Buena clase y reflexión post gugueliana. En el apartado “Sobre mi” de mi blog empiezo con la frase que utilizaste “Soy escritor, porque escribo” Tu me ganas porque, en efecto, has escrito y publicado cuatro libros, y yo pongo que ninguno y a pesar de eso me considero escritor. Buen finde

  7. Nieves dijo:

    Lo de la leche me ha llegado al alma, que unida al hachazo en medio la cara implica leche cortada de ahí el carácter agrio jajajajjaja Me meo contigo (cuenta como humor? lo de mear digo… ) Besitos

  8. Últimamente paseo cerca de obras. ¿Sabes que ahora tienen más seguridad? Para mi mala suerte, ningún ladrillo quiere darme. Seguiré riéndome contigo y envidiando tu savoir faire con este género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s