Un aperitivo de ¡Olé mis cojones!

borderline

Así comienza la historia de un valiente, un héroe del pueblo ¡Un machote!

¡Olé mis cojones!

UN MADRUGÓN ACCIDENTADO

La mañana (No la de Grieg sino la mía)

Seis y diez de la madrugada. 6:10 AM para los que usen reloj digital. No es un mito, en serio, esa hora existe de verdad. Suena la radio despertador. Tras unos segundos de desubicación mental soy capaz de coordinar lo suficiente mis músculos como para alargar el brazo y, a tientas, pulsar el botón “snooze”, cuya traducción del inglés viene a ser, sustantivo arriba, sustantivo abajo “Quiero pero no puedo porque tengo la mala costumbre de comer garbanzos y esos hay que pagarlos con el sudor de la frente”, y que retrasa momentáneamente la tragedia de tener que echar pie a tierra a esa hora tan intempestiva.

Pero lo que tienen las soluciones temporales es precisamente eso, que son temporales.

Seis y…

Ver la entrada original 848 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s