LA HUÍDA

En el desconchado espejo del baño común del albergue para fracasados y despojos humanos veo fugazmente mi rostro. No soporto la visión de mi imagen ajada, mi espíritu extenuado, el peso de la desolación  sobre mi cabeza y el desconsuelo.

Retiro dolido y avergonzado la mirada sobre mí mismo.

Sin embargo el destino se empeña en echar sal sobre mis heridas. Hago un terrible esfuerzo por no volver a levantar la vista hacia lo que ya no quiero mirar.

Pero miro.

Por un momento percibo el brillo de mis ojos en ese reflejo, intuyo recuerdos de lo que fui y ya no soy. Escucho brevemente las risas e ilusiones de antaño. Veo el amor.

Pero de inmediato cae sobre todo ello la lápida de la derrota, la traición, el fracaso…
Sí. El espejo es cruel conmigo. La vida es cruel conmigo.

¡Me siento tan cansado!

Echo una última mirada a mi retrato, a la imagen de la decepción, de la tristeza y finalmente de mi rendición sin condiciones.

Dos regueros rojos y cálidos caen de mis muñecas al sucio y roto lavabo llevándose todas mis miserias y frustraciones por el agujero del desagüe.

Sólo unos dulces instantes.

¡Ahora soy verdaderamente libre!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeños relatos. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a LA HUÍDA

  1. justo esto es lo que quería escribir hoy porque es como me siento, ya sabes un día malo que destaca entre un montón de días pésimos….

    • cmacarro dijo:

      Joder, pues si lo sé no lo publico. ¡Venga ese ánimo arriba! Y no me leas estas cosas tan serias. Para echar unas risas te recomiendo el capítulo del segundo libro de Edelmiro donde tiene su primera experiencia sexual.
      Eeeeeeeh, que ya te estás riendooooo.
      Un beso y lo dicho ¡Con dos cojones! y “palante”

  2. cmacarro dijo:

    ¡Menos mal! Porque si hubiera muchos como yo este mundo sería una verdadera locura.

  3. Aaaay… Creo que me voy a leer las historias de Juan Eulogio para animarme, que aunque el tipo sufre, resiste.
    Por cierto, no es ninguna sugerencia implícita. De nuevo ¡bravo! el vodka del mercadona te convierte en otro hombre, pero igual de bueno escribiendo.

  4. Excelente texto!!

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s