MI CARTA A LOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos

Os escribo estas cuatro letras un tanto desilusionado. Pues sí, como estáis leyendo, si es que estáis leyendo mi carta, que de eso también tengo mis dudas.

No está en mi intención importunaros y mucho menos en estas fechas de tanto trabajo para vosotros. Ya sé que andáis de cabeza intentando satisfacer los deseos de cientos de miles de caprichosos niños que parece que no se han enterado de que en España tenemos una crisis de caballo, por mucho que se empeñen en engañarnos los políticos con aquello de que ya estamos saliendo de ella.

La verdad es que ni siquiera sé por qué os escribo, pues para el caso que me habéis hecho en el 2014 …

No. No se trata de un arrebato porque esté enfadado con vosotros. Un año tampoco tiene importancia, incluso vosotros habéis podido despistaros, a pesar de que os dejé tres copitas de ron del bueno y turrón artesano, que me gasté una pasta para agasajaros como corresponde.

Pero lo que digo, un despiste lo puede tener cualquiera. Lo comprendo.

Lo que me gustaría que me explicarais, si es que os dignáis a contestarme, es qué pasó con el año 2013, bueno y con el 2012, y con el 2011, y con el 2010…

¿También se os olvidó que yo existía?

¿Os parecí un mindundi del que había que pasar?

¿Acaso son mejores que yo todos los que siempre reciben regalos vuestros?

Quizás me notéis un pelín tenso pero…si os ponéis en mi lugar igual hasta podéis entenderlo ¿No?

En fin, que si ya de esta volvéis a pasar de mí…

¡Os podéis ir los tres a tomar por el culo!

No quisiera pecar de grosero ante vuestras majestades por aquello de que el protocolo exige que a la monarquía se le trate con cierto respeto y eso, pero veréis, me acabo de enterar, leyendo un sesudo artículo de un historiador especialista en historia antigua, de cierta información que lo mismo os hace cambiar de opinión respecto a mi persona.

Parece ser que en realidad, ni erais reyes ni teníais ni puta idea de magia. ¡Vamos! Que nuestro Felipe, por mucha tara borbónica que arrastre es un rey más digno y que Harry Potter os daría sopas con ondas en el asunto de la varita mágica siendo como es un personaje de ficción.

¡Anda y jódeles! ¡Esto es gordo! ¿Eh? ¡Menuda información!

Y como la información es poder y ya estoy un poquito hasta los huevos de que me ignoréis de una forma tan pertinaz, pues ahí va mi propuesta de acuerdo, a ver si este año me hacéis caso de una puta vez:

Vosotros me traéis este año lo que os he pedido en carta oficial y YO NO LE CUENTO A TODO EL MUNDO QUE SOIS UNOS FARSANTES, QUE NI REYES, NI MAGOS, NI ORIENTALES.

¿Qué os parece? ¿Hace el trato?

Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a MI CARTA A LOS REYES MAGOS

  1. bypils dijo:

    Cómo ha ido la cosa? Por saber la verdad, de una vez…;-)
    Besos!

    • cmacarro dijo:

      Bueeeeno. Son las diez y cuarto de la noche y todavía no han pasado por casa. Yo no quiero perder la esperanza pero…¿Habrán vuelto a pasar de mí, como siempre?

  2. Dessjuest dijo:

    Yo siempre he dicho que si en realidad llegaron a Judea desde oriente debieron de ser los tres chinos, pero la falta de rigor histórico de los reyes magos desde que no me dejan ser Gaspar es pasmosa.

  3. cmacarro dijo:

    ¿Te das cuenta como aquí hay gato encerrado?

  4. Nieves dijo:

    Ya me contaras si te han hecho caso o han vuelto a pasar de ti (que es lo mas probable)
    Besitos.

  5. cmacarro dijo:

    ¡Pero que hijos de ….!
    No solo no me han dejado ningún regalo, sino que la noche del 5 al 6 a eso de las 3 de la mañana me levanté al baño con cierta premura (El exceso de Mahou es lo que tiene) y estando yo haciendo mis cosas fisiológicas (meando) escuché un ruido en el salón. Ipso facto corté el chorro y me dispuse a espiarlos sigilosamente. Caminaba descalzo por aquello de no hacer ruido que los espantara, porque estaba convencido de que eran ellos los que estaban trasteando en mi casa y recorrí el pasillo que separa el baño del salón con ilusión creciente de niño, esperando sorprenderlos en plena acción. Pero ¡Date!, que llegando a la puerta, como iba a oscuras para no delatarme con el sonido de mis pisadas, pisé al gato que andaba remoloneando entre mis pies en la absurda creencia de que le iba a echar de comer. Yo estaba actuando discretamente pero el animal, ¡Claro! ¿Qué iba a saber?, lanzó un maullido que se debió escuchar en todo el bloque, amén de que me cosió a arañazos los pies descalzos. No pude evitar gritar, cosa que debió poner a los “tres reyes magos de oriente” (Lo entrecomillo porque nada de lo que se indica en esa frase es del todo cierto) en guardia. Instintivamente tensé la pierna por el susto y el dolor causado por el puñetero bicho, y resultó que además se llevó una patada que lo estampó contra la pared.
    Cuando llegué al salón, por supuesto ya no había nadie. La puerta de la terraza estaba abierta como si los reyes hubieran salido con precipitación, como supongo que hicieron. Así que no pude verlos. Por supuesto no había regalo alguno. Eso sí, me pareció escuchar, proveniente de una especie de estrella que se alejaba de mi balcón un grito que se iba apagando mientras se la luz se hacía cada vez más pequeña.
    No estoy muy seguro de haber entendido correctamente lo que decía pero era algo así como
    ¡PRINGAAAOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!
    ¿Significará algo?

    En fin, que me temo que me ha vuelto a pasar como siempre.
    Quizás el año que viene si soy bueno y no voto a Podemos…

  6. Ellen Ray dijo:

    Jajajaj que bueno 😂 😂

  7. Jejejeje….. ¿y el ratoncito perez… existe? 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .