Lloro, sí, pero de alegría

Lagrimones de emoción se escurren por mis mejillas al constatar que

¡Facebook me ha perdonado!

¡Qué emoción! ¡Qué temblor de piernas! Nerviosito estoy.

He publicado en esta red social

¡Y NO ME LO HAN BORRADO!

Ahora, como al incomprendido Mourinho,  sólo me queda saber

¿Y POR QUÉ? ¿POR QUEEEEEE?

Yo quiero dejar de ser un pecador pero si ningún espíritu benéfico me guía ¿Entonces cómo voy a volver al buen camino?

Necesito un teléfono, el de Bordes anónimos, para inscribirme en alguno de sus cursillos de desintoxicación.

Estoy deseando poder decir:

¡Hola!, me llamo Cándido, y hace un mes que no bebo (que puedo publicar en Facebook)

¡Olé mis cojones!

http://www.amazon.es/%C2%A1OL%C3%89-COJONES-C%C3%A1ndido-Macarro-Rodr%C3%ADguez-ebook/dp/B00J8O6RV0

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Lloro, sí, pero de alegría

  1. Emy Tecuento dijo:

    ¿No será que esta vez le has dado a “publicar”? jejeje

    Que bonito, eso de precio “kindle” pinchando el enlace 🙂
    Me recuerda los huevos con sorpresa que le compraba al infante… Ya. Ya sé que las asociaciones de ideas van por libre 😉

    • cmacarro dijo:

      Kindle, huevos, cojones (olé mi), Todo está relacionado misteriosamente. Las fuerzas telúricas te empujan a ello, no estamos libres del poder del lado oscuro de la fuerza.
      Por cierto Luc, la prueba de ADN corrobora mis sospechas. Tu padre no soy yo. ¡Es el butanero polaco que repartía por la zona donde vivíamos la guarra de tu madre y yo!
      ¡Ah! ¿Pero es que para publicar había que darle al botón publicar?
      ¡Puñetero anissette! que me tiene completamente ido. Es que es enganchar una botella y ya no conozco.
      ¿Ves? El anissette saca lo peor que hay en mí 🙂
      – Hola, me llamo Cándido y me pongo hasta las trancas de Marie Brizard.
      – Hola Cándido.
      – Tú puedes, Cándido.
      – Estamos contigo Cándido.
      – Ya verás cómo puedes dejar el anissette y pasarte al ron tostado.

      • Emy Tecuento dijo:

        jajajaajaj, ¡te salen unos comentarios dignos de otro post! Y no lo digo por su amplitud, que conste, sino por lo buenísimos que son!!
        Me cachis, ¡casi lleno la pantalla de cereales masticados!!, ejejejejej

  2. cmacarro dijo:

    Entre tú y yo: Cuando era bebé y lloraba, pues lo típico, porque tenía hambre, caca, pis o cosas por el estilo, mi madre, que tenía muy poco aguante, me callaba con un bate de béisbol. De aquellos polvos vienen estos lodos, quiero decir, que los daños, a poco que gente perspicaz como tú indague un poco, son irreparables. Creo que la afición al Marie Brizard me viene heredada genéticamente de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s