EL PODER DE LAS MUJERES

A pesar de que pueda parecer un panfleto

Que conste que esto no lo digo forzado por el click de la pistola que mi mujer me ha puesto a diez centímetros de la sien, ¡Ni mucho menos!

Ni siquiera porque mi lado femenino, que supongo que debo tenerlo aunque cuando me mire al espejo no vea otra cosa que un gañán, se haya alzado en rebelión contra el resto de mi persona y me obligue a decir estas cosas.

Tampoco es mi intención la de pelotear a las féminas.

Por supuesto no busco que alguna mujer quiera echarme un polvo en agradecimiento. (Bueno…ahí dejaré la puerta entreabierta, por si acaso. Un polvo es un polvo)

La razón es bien sencilla y basada en la observación de nuestra evolución como seres humanos.

Desde que el mundo es mundo, o al menos desde que está habitado por seres racionales (esto es un supongándonos) el cotarro siempre lo hemos manejado los hombres. Los reinos, los gobiernos, las instituciones religiosas, el arte y la cultura, las ciencias, la economía, hasta Dios tiene pene y escroto… y hemos relegado a la mujer mediante la fuerza bruta durante mucho tiempo a un segundo plano en el ámbito del hogar. Ya se sabe lo de la pata quebrada y todo eso.

Pero si echamos un vistazo a lo largo de todo este tiempo  ¿A dónde hemos ido a parar? ¿Qué mierda de mundo hemos conseguido?

La sociedad siempre se ha movido a base de hostias ¡Con dos cojones! de guerra en guerra, de maquinación en maquinación… mientras los hombres éramos los dominadores en todos los niveles, que para eso éramos los machitos. Sin embargo todo lo que hemos permitido que la mujer organice ha funcionado siempre perfectamente, salvo deshonrosas excepciones.

De verdad que todavía no entiendo cómo pueden seguir aguantando esta opresión, porque, sinceramente, no deja de ser una burda opresión por la fuerza.

¿Por qué no nos bajamos los tíos de nuestros pedestales para que ellas ocupen el lugar que les llevamos usurpando desde hace tanto tiempo? 

Peor que nosotros no lo pueden hacer y, más bien al contrario, estoy seguro de que tendremos un mundo mucho mejor, más organizado, más equitativo…

Seguro que ellas sí respetan el criterio de paridad en todos los ámbitos. No digo que nos sustituyan en todo, que supongo que tampoco querrían hacerlo así, pero estoy convencido de que en el mismo puesto de trabajo no pagarían menos a un hombre por ser hombre.

No puedo evitar sentir vergüenza por las barrabasadas que como hombres hemos hecho a lo largo de la historia y, aunque sea poca cosa y apenas vaya a servir de alivio ni de compensación a tanto mal

ME GUSTARÍA PEDIROS PERDÓN

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EL PODER DE LAS MUJERES

  1. Maria dijo:

    ¿Ves porque te quiero jodio? y que conste que mi cariño es casto y puro

  2. Dessjuest dijo:

    Lo bueno es que poco a poco la cosa cambia, y si miramos la cosa desde la perspectiva histórica el “poco a poco” sobra, en un siglo la mujer ha avanzado muchisimo más que en todos los anteriores.

    Como padre de dos niñas me sigue pareciendo poco claro, pero tengo fe 🙂

    • cmacarro dijo:

      Siento haberme puesto un poquito pelma pero tenía las defensas bajas y me sale el suave que llevo dentro. Aún así, estoy convencido de lo que digo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s