Un sencillo e inocente juego

Os propongo un sencillo e inocente juego (como reza el título de la entrada, por otra parte)

Supongamos que le tomo prestado a Blas de Otero un poema : Crecida.

Aquí está el poema

Crecida  – Blas de Otero

Con la sangre hasta la cintura, algunas veces
con la sangre hasta el borde de la boca,
voy
avanzando
lentamente, con la sangre hasta el borde de los labios
algunas veces,
voy
avanzando sobre este viejo suelo, sobre
la tierra hundida en sangre,
voy
avanzando lentamente, hundiendo los brazos
en sangre,
algunas
veces tragando sangre,
voy sobre Europa
como en la proa de un barco desmantelado
que hace sangre,
voy
mirando, algunas veces,
al cielo
bajo,
que refleja
la luz de la sangre roja derramada,
avanzo
muy
penosamente, hundidos los brazos en espesa
sangre,
es
como una esperma roja represada,
mis pies
pisan sangre de hombres vivos
muertos,
cortados de repente, heridos súbitos,
niños
con el pequeño corazón volcado, voy
sumido en sangre
salida,
algunas veces
sube hasta los ojos y no me deja ver,
no
veo más que sangre,
siempre
sangre,
sobre Europa no hay más que
sangre.

Traigo una rosa en sangre entre las manos
ensangrentadas. Porque es que no hay más
que sangre,

y una horrorosa sed
dando gritos en medio de la sangre

 

¿Ya lo habéis leído?

Contundente y, sobre todo, sanguinoliento ¿Verdad?

Ahora viene el juego. En el poema se repite hasta el infinito y más allá la palabra sangre y adjetivos o verbos derivados de la misma.

Bien. Ahora cambiad la palabra “sangre” por otra palabra menos rimbombante, más… de andar por casa. Digo que sustituyáis la palabra “sangre” por la palabra “mierda”.

Ahora volved a leer el poema con la ligera modificación que os he sugerido.

¿Ya?

¿A que es como si habláramos de la situación actual de nuestra querida patria?

Muchas gracias por colaborar.

Cuando salgáis pasad por la taquilla y os haremos un obsequio.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un sencillo e inocente juego

  1. Dessjuest dijo:

    😀 muy buena, pero en la frase:

    “que refleja
    la luz de la sangre roja derramada”

    El color hay que cambiarlo 🙂

  2. cmacarro dijo:

    Tienes toda la razón. Eso tiene que ser como poco “color caca”

  3. Maria dijo:

    Ay leche, que descriptivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s