HISTORIA DE LA PALABRA ESCRITA (MÁS CONOCIDA COMO ESCRITURA): SEGUNDA PARTE

El etéreo mundo virtual

Quiero engarzar esta reflexión con la que lancé días atrás “HISTORIA DE LA PALABRA ESCRITA(MÁS CONOCIDA COMO ESCRITURA): PRIMERA PARTE en la que disertaba con estricto y extraordinario rigor científico sobre la invención de la escritura y su evolución a lo largo del período de tiempo en la vida del hombre que las mentes preclaras han dado en llamar Historia.

Llegados a nuestros días y acostumbrados a que muy de tarde en tarde el devenir histórico nos marque un hito trascendental en este sentido, éste nos llega de sopetón de la mano de la informática, la telefonía móvil y el mundo digital.

¡Cuántas posibilidades nos ha dado el mundo intangible de los bites en el asunto de la palabra escrita!

A través del espacio virtual se transmiten ideas, mensajes, pensamientos de todos los pelajes, que para eso es libre y universal. Pero hay algo que se ha desarrollado sobremanera aprovechándose mezquinamente de ello cual bacteria infecciosa.

Desde los primeros petroglifos hasta nuestros días una cosa, más bien una cualidad, ha servido de nexo de unión a la evolución que la palabra escrita ha tenido a lo largo de los siglos: LA GILIPOLLEZ.

La única diferencia entre un momento histórico y otro es que mientras los primeros escritores tardaban bastante tiempo en grabar una gilipollez en un canto rodado, evitando que el prolífico en gilipolleces tuviera tiempo de grabar todas las que se le ocurrían por evidentes razones técnicas ( cuando acababa de grabar una gilipollez se le habían olvidado las cuatrocientas que se le habían ocurrido mientras tanto), en nuestros días, donde Internet ha supuesto un jalón importantísimo, cualquiera es libre de publicar con rapidez, eficacia y, sobre todo masivamente, cualquier gilipollez que se le ocurra. La intención es la misma en ambos casos. Las consecuencias no. Hoy en día, el que es ducho en decir gilipolleces, puede distribuirlas con la misma velocidad y facilidad con la que pulsa una tecla. Después… a otra cosa (gilipollez), mariposa.

Si a ello se le añade que la gilipollez tiene un no sé qué que qué sé yo que engancha, siempre se encuentran voceadores que airean a los cuatro vientos (por los cuatro rincones de la red) las gilipolleces que llegan a sus dominios informáticos.

Por el limbo (en el ciberespacio que llaman los frikis) vuelan y requetevuelan millones de mensajes de móvil, millones de correos electrónicos, guasaps. Nadie, nunca ha visto pasar volando cerca de él un email. ¡Y sin embargo se mueve!

Pero, y aquí planteo una duda razonable, ¿dónde están realmente los escritos que circulan por la web?

No. No me digas que en tu móvil (perdón… Iphone), o en el escritorio de tu portátil. Prueba a meter tu móvil(perdón…Iphone) o tu ordenador en un barreño lleno de agua y verás como desaparecen todos los correos o los SMS que creías tan seguros.

Un accidente, móvil al WC, un mal golpe, el cabrón de tu hijo pequeño, la tecla “delete” pulsada en el momento más inoportuno y todo lo que tan celosamente guardabas en el dispositivo digital se va a tomar por culo.

Por ello no hay mal que por bien no venga.

Gracias a esta precaria realidad la gilipollez es virtual, etérea, mortal, como nosotros mismos. Igual que aparece desaparece. Por eso no es tan consistente como una gilipollez escrita en un libro, que necesita más esfuerzo para ser eliminada. Y ya no digo grabada en un peñasco, que eso es for ever and ever.

Todo lo que escribo en esta bitácora es una buena prueba de la impunidad con la que la gente publicita las gilipolleces. Pero no temáis, no se puede tocar, es intangible, etéreo y, no tardando mucho lo habréis borrado, tirado a la papelera de reciclaje, o simplemente lo habréis echado en olvido.

Mientras dudáis en si mandar o no a tomar por saco esta entrada yo seguiré intentando escribir más gilipolleces.

Esta entrada fue publicada en Revueltos mentales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a HISTORIA DE LA PALABRA ESCRITA (MÁS CONOCIDA COMO ESCRITURA): SEGUNDA PARTE

  1. El tema de la virtualidad.. muchas veces, la mayor desinformación, es mucha información, y en ese se peca en la virtualidad. Empiezas buscando una receta de cocido, y acabas viendo videos en youtube de risa… ¿cómo llegas de una cosa a la otra? ahhh misterios de la virtualidad.
    Pero si.. la virtualidad.. a veces es humo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .