LA HUIDA

ENTC  FEB39. LA HUÍDA, 

En el desconchado espejo del baño común del albergue para fracasados y despojos humanos veo fugazmente mi rostro. No soporto la visión de mi imagen ajada, mi espíritu extenuado, el peso de la desolación y el desconsuelo sobre mi cabeza.
Retiro dolido y avergonzado la mirada sobre mí mismo.
Sin embargo el destino se empeña en echar sal sobre mis heridas. Hago un terrible esfuerzo por no volver a levantar la vista hacia lo que ya no quiero mirar. Pero miro.
Por un momento percibo el brillo de mis ojos en ese reflejo, intuyo recuerdos de lo que fui y ya no soy. Escucho brevemente las risas e ilusiones de antaño. Veo el amor.
Pero de inmediato cae sobre todo ello la lápida de la derrota, la traición, el fracaso…
Sí. El espejo es cruel conmigo. La vida es cruel conmigo.
¡Me siento tan cansado!
Echo una última mirada a mi retrato, a la imagen de la decepción, de la tristeza y finalmente de mi rendición sin condiciones.
Dos regueros rojos y cálidos caen de mis muñecas al sucio y roto lavabo llevándose todas mis miserias y frustraciones por el agujero del desagüe.
Sólo unos dulces instantes.
¡Ahora soy libre!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeños relatos. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a LA HUIDA

  1. Maria dijo:

    Me dejas……………echa polvo

  2. Dragón dijo:

    Me has tenido acostumbrada a relatos cómicos, donde sé de antemano que si te leo, me voy a reír un buen rato.
    Este es todo lo contrario:realista, duro y derrotador y no por menos, sorprendente
    Hay veces que una se topa con cosas así de sorprendentes y hoy, es uno de esos días.
    Te seguiré leyendo.Un saludo desde el sur.

  3. Dessjuest dijo:

    A mí también me ha sorprendido el cambio de registro, pero la verdad es que está muy bien.

  4. Isabel García Alberto dijo:

    Me gusta este registro, aunque intuyo que no te sientes tan cómodo como en la ironía y el humor…. Es duro, reflexivo y realista. Redondo, Candi. Edelmiro en esencia!!

    • cmacarro dijo:

      Cuando de pequeño me cayó el ladrillo en la cabeza (lo explico en el prólogo de la primera parte de Edelmiro) mi cerebro, forzado por el impacto, de alguna manera debió bifurcarse. Aunque en general acabó dañado, una parte degeneró en comedia y la otra en tragedia.
      Creo que esa debe ser la explicación científica.
      Pero vamos, que tienes razón, que prefiero decir gilipolladas y hacer reir (intentarlo) que soltar peroratas desgarradoras para acongojar a la peña.
      Por cierto, encantado de que hayas venido a mi bitácora. Pasa y siéntate que te pongo una mahou y unos cacahueses.

  5. raquelandiaelblog dijo:

    joder….me voy al rincón de pensar …

  6. bypils dijo:

    Pues eso… Dominas todos los registros! ; – )
    Me ha gustado muchísimo, Cerán.
    Besos!

  7. cmacarro dijo:

    Gracias By. No domino nada. Solo sé que no sé nada. Cada vez menos. De verdad lo digo como lo siento. Pero gracias.

  8. Angelika BC dijo:

    ¡Coño, qué bueno! Esto no quiere decir que el resto sea malo, cuidaico, sino que me has tocado la fibra demente y suicida y me he emocionado. ¡Yo pongo la Franziskaner y los cascagüeses, coño, qué emoción!

  9. Nieves dijo:

    Valla, se destila tristeza por todas partes hoy, un día jodido…. Muy buen relato de la cruda realidad cotidiana. Un beso infernal!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s