Añoranzas

ENTC  Abr.10

Fuera, la lluvia comienza a salpicar el cristal. Las gotas

de agua se deslizan ondulantes hasta caer en el alféizar

de la ventana, haciendo cientos de escurridizas piruetas.

Tras ella, un rostro triste de mujer, un rostro derrotado

por la vida, surcado por infinitas arrugas, una por cada risa,

una por cada llanto, una por cada segundo en su compañía,

que deja escapar unas lágrimas deslizándose silenciosas

por sus mejillas, imitando, muy a su pesar, lo que la

naturaleza hace fuera.
    – Abril te trajo a mi vida aquella maravillosa tarde

de nubarrones. Hace tanto…Tú, calado hasta los huesos

esperándome a la salida de clase, nervioso como un flan,

pero con una sonrisa ingenua y franca que me cautivó

para siempre.
Ahora, cruel y desalmada, la lluvia de Abril de aparta de

mi lado.
Siempre te gustó la primavera. Seguro que por eso la elegiste

para marchar.
 ¡Amor mío! Mi compañero de camino.
Y ¿Qué pretendes ahora? ¿Acaso esperas que yo tenga fuerzas

para continuar sola? ¿ ¿Por qué eres tan cruel?
Me has dejado demasiada carga para un corazón desolado.
 Compréndelo. La primavera ha dejado de tener sentido

para mí. Ha muerto contigo.
 Lo mismo que yo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeños relatos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Añoranzas

  1. Dessjuest dijo:

    No sé si es culpa mía o de quién, pero las líneas de la entrada se me juntan con el menú lateral 😦

  2. Maria dijo:

    Que bonito Candiman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s