Vientos de interior

De Esta noche te cuento. Jun 05

Las primeras luces matutinas se cuelan por las rendijas de la persiana de la habitación y dejan la misma en una penumbra que, por momentos, se aclara. Fuera, los mirlos con sus particulares trinos, dando los buenos días al débil rayo de sol, que se filtra entre las hojas de los árboles, se empiezan a hacer cansinos por lo insistentes. Respiraciones acompasadas a media luz en la alcoba sólo interrumpidas por alguna que otra esporádica vuelta en la cama para recomponer y acomodar la postura .La mañana no es fría, pero el fresco del amanecer impregna el ambiente y se agradece acurrucarse bajo el cálido edredón. Javier, en el sopor y la semiinconsciencia lamenta amargamente los excesos de la cena anterior que ciertamente le ha revuelto los entresijos y le está boicoteando el sueño. Los cambiantes aires intestinales que a cada vuelta en el lecho se trasladan de una parte a otra y de la otra a la una de la tripa con dolorosas punzadas, acaban tomando la dirección de “Toledo”. De repente tocan diana abruptamente en forma de sonoro, chirriante,  áspero, vibrante, cavernoso, profundo, carraspeante, salvaje, irracional, prolongado, trompetero, húmedo y burbujeante…………………………………………CUESCO.

En fin,  amanece un nuevo día.
 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pequeños relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s